Los hijos de David (2 S 3.2-5; 5.13-16; 1 Cr 14.3-7)

1-9
David reinó en Hebrón siete años y seis meses.
Allí nacieron sus primeros seis hijos, en este orden:
Con Ahinóam, su esposa de Jezreel, tuvo a Amnón.
Con Abigail, la viuda de Nabal, tuvo a Quilab.
Con Maacá, la hija de Talmai, rey de Guesur, tuvo a Absalón.
Con Haguit tuvo a Adonías.
Con Abital tuvo a Sefatías.
Con Egla tuvo a Itream.
Después de esto, David reinó en Jerusalén treinta y tres años, y allí tuvo trece hijos más, sin contar los hijos que tuvo con otras mujeres.
Con Betsabé, hija de Amiel, tuvo cuatro hijos:
Simá,
Sobab,
Natán,
Salomón.
Los otros nueve hijos que tuvo David fueron:
Ibhar,
Elisúa,
Elifélet,
Nógah,
Néfeg,
Jafía,
Elisamá,
Eliadá,
Elifélet.
David también tuvo una hija llamada Tamar.


Los reyes descendientes de Salomón

10-24
Éstos son los reyes que fueron descendientes de Salomón:
Roboam,
Abías,
Asá,
Josafat,
Joram,
Ocozías,
Joás,
Amasías,
Azarías,
Jotam,
Ahaz,
Ezequías,
Manasés,
Amón,
Josías.
Josías tuvo cuatro hijos:
Johanán,
Joacín,
Sedequías,
Salum.
Joacín tuvo dos hijos:
Joaquín,
Sedequías.
Joaquín tuvo siete hijos en el destierro:
Salatiel,
Malquiram,
Pedaías,
Senazar,
Jecamías,
Hosamá,
Nedabías.
Pedaías tuvo dos hijos:
Zorobabel,
Simí.
Zorobabel tuvo una hija y siete hijos:
Selomit,
Mesulam,
Hananías,
Hasubá,
Óhel,
Berequías,
Hasadías,
Jusab-hésed.
Los descendientes de Hananías fueron:
Pelatías,
Isaías,
Refaías,
Arnán,
Abdías,
Secanías.
Secanías tuvo seis hijos:
Semaías,
Hatús,
Igal,
Baríah,
Nearías,
Safat.
Nearías tuvo tres hijos:
Elioenai,
Ezequías,
Azricam.
Elioenai tuvo siete hijos:
Hodavías,
Eliasib,
Pelaías,
Acub,
Johanán,
Delaías,
Ananí.