Arreglemos los problemas entre nosotros

1
Cuando alguno de ustedes tenga un problema serio con otro miembro de la iglesia, no debe pedirle a un juez de este mundo que lo solucione.
Más bien debe pedírselo a un juez de la iglesia.
2
Porque, en el juicio final, el pueblo de Dios será el que juzgue al mundo.
Y si ustedes van a juzgar al mundo, también pueden juzgar los problemas menos importantes.
3
Si vamos a juzgar a los ángeles mismos, ¡con mayor razón podemos juzgar los problemas de esta vida!
4
¿Por qué tratan de resolver esos problemas con jueces que no pertenecen a la iglesia?
5
Les digo esto para que les dé vergüenza.
Entre ustedes hay gente sabia, que puede juzgar y solucionar los problemas.
6
Pero ustedes no sólo pelean el uno contra el otro, ¡sino que hasta buscan jueces que no creen en Jesús, para solucionar sus pleitos!
7
En sus peleas, los únicos que salen perdiendo son ustedes mismos.
Vale más ser maltratado y robado,
8
que robar y maltratar.
Pero ustedes hacen lo contrario: ¡se maltratan y se roban entre ustedes mismos!
9-10
No se dejen engañar.
Ustedes bien saben que los que hacen lo malo no participarán en el reino de Dios.
Me refiero a los que tienen relaciones sexuales prohibidas, a los que adoran a los ídolos, a los que son infieles en el matrimonio, a los afeminados, a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a los ladrones, a los que siempre quieren más de lo que tienen, a los borrachos, a los que hablan mal de los demás, y a los tramposos.
Ninguno de ellos participará del reino de Dios.
11
Y algunos de ustedes eran así.
Pero Dios les perdonó esos pecados, los limpió y los hizo parte de su pueblo.
Todo esto fue posible por el poder del Señor Jesucristo y del Espíritu de nuestro Dios.


Agrademos a Dios con todo lo que somos

12
Algunos de ustedes dicen: «Soy libre de hacer lo que yo quiera.» ¡Claro que sí! Pero no todo lo que uno quiere, conviene;
por eso no permito que nada me domine.
13
También dicen: «La comida es para el estómago, y el estómago es para la comida.» ¡Claro que sí! Pero Dios va a destruir las dos cosas.
En cambio, el cuerpo no es para que lo usemos en relaciones sexuales prohibidas.
Al contrario, debemos usarlo para servir al Señor Jesús, pues nuestro cuerpo es de él.
14
Y así como Dios hizo que Jesucristo resucitara, así también a nosotros nos dará vida después de la muerte, pues tiene el poder para hacerlo.
15
Ustedes saben que cada uno de ustedes forma parte de la iglesia, que es el cuerpo de Cristo.
No está bien que una parte de ese cuerpo, que es la iglesia de Cristo, se junte con una prostituta,
16
pues al tener relaciones sexuales con ella, se hace un solo cuerpo con ella.
Así lo dice la Biblia: «Los dos serán una sola persona
17
En cambio, quien se une al Señor Jesús se hace un solo cuerpo espiritual con él.
18
No tengan relaciones sexuales prohibidas.
Ese pecado le hace más daño al cuerpo que cualquier otro pecado.
19
El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado.
Ustedes no son sus propios dueños.
20
Cuando Dios los salvó, en realidad los compró, y el precio que pagó por ustedes fue muy alto.
Por eso deben dedicar su cuerpo a honrar y agradar a Dios.