Los verdaderos hijos de Dios

1
Queridos hermanos, no les crean a todos los que dicen que tienen el Espíritu de Dios.
Pónganlos a prueba, para ver si son lo que dicen ser.
Porque el mundo está lleno de falsos profetas.
2
Ustedes pueden saber que una persona tiene el Espíritu de Dios, si reconoce que Jesucristo vino al mundo como verdadero hombre.
3
Pero si dice que esto no es cierto, es porque no tiene el Espíritu de Dios;
al contrario, tiene el espíritu del Enemigo de Cristo.
Ustedes ya sabían que este espíritu tenía que venir, y yo quiero decirles que ya ha llegado al mundo.
4
Hijos míos, ustedes son de Dios, y ya han vencido a esos falsos profetas, pues él permanece unido a ustedes y es más poderoso que su Enemigo.
5
Ellos son unos pecadores, y los demás pecadores de este mundo les hacen caso, porque hablan de las mismas cosas.
6
Pero nosotros pertenecemos a Dios, y podemos saber quién tiene el Espíritu que dice la verdad y quién tiene el espíritu del engaño.
El que es de Dios nos hace caso, pero el que no es de Dios nos ignora.


Debemos amarnos

7
Amados hijos míos, debemos amarnos unos a otros, porque el amor viene de Dios.
Todo el que ama es hijo de Dios, y conoce a Dios.
8
El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
9
Dios nos dio muestras de su amor al enviar al mundo a Jesús, su único Hijo, para que por medio de él todos nosotros tengamos vida eterna.
10
El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio.
11
Hijos míos, si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos los unos a los otros.
12
Nadie ha visto nunca a Dios;
pero, si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y también su amor estará en nosotros.
13
Sabemos que estamos íntimamente unidos a Dios porque él nos ha dado su Espíritu.
14
Nosotros mismos lo hemos visto, y lo decimos sin miedo: el Padre envió a su Hijo para salvar a todo el mundo.
15
Si alguien reconoce que Jesucristo es el Hijo de Dios, queda íntimamente unido a Dios, como si fuera una sola persona con él.
16
Sabemos y creemos que Dios nos ama, porque Dios es amor.
Cualquiera que ama a sus hermanos está íntimamente unido a Dios.
17
Si en verdad amamos a los hermanos, y si vivimos como Jesucristo vivió en este mundo, no tendremos por qué tener miedo cuando Jesús venga para juzgar a todo el mundo.
18
La persona que ama no tiene miedo.
Donde hay amor no hay temor.
Al contrario, el verdadero amor quita el miedo.
Si alguien tiene miedo de que Dios lo castigue, es porque no ha aprendido a amar.
19
Nosotros amamos a nuestros hermanos porque Dios nos amó primero.
20
Si decimos que amamos a Dios, y al mismo tiempo nos odiamos unos a otros, somos unos mentirosos.
Porque si no amamos al hermano, a quien podemos ver, mucho menos podemos amar a Dios, a quien no podemos ver.
21
Y Jesucristo nos dio este mandamiento: «¡Amen a Dios, y ámense unos a otros