Abiam, rey de Judá (2 Cr 13.1-22)

1
Abiam comenzó a reinar cuando Jeroboam hijo de Nabat tenía ya dieciocho años de gobernar en Israel.
2
La capital de su reino fue Jerusalén, y su reinado duró tres años.
Su madre se llamaba Maacá hija de Absalón.
3
Abiam cometió los mismos pecados que había cometido su padre.
No le fue fiel a Dios como lo había sido su bisabuelo David.
4
Sin embargo, por amor a David, Dios permitió que un hijo de Abiam reinara en Jerusalén después de él, y además protegió a la ciudad de Jerusalén.
5
Y es que David se había comportado correctamente, y en toda su vida no desobedeció a Dios en nada.
El único mal que David cometió fue cuando mandó que mataran a Urías el hitita.
6-7
Mientras Roboam reinó, siempre estuvo en guerra con Jeroboam.
Esa guerra continuó entre Jeroboam y el reino de Abiam.
Todo lo que Abiam hizo está escrito en el libro de la historia de los reyes de Judá.
8
Cuando Abiam murió, lo enterraron en la Ciudad de David, y en su lugar reinó su hijo Asá.


Asá, rey de Judá (2 Cr 14.1-5; 15.16-19; 16.1-14)

9
Asá comenzó a reinar cuando Jeroboam ya tenía veinte años de gobernar en Israel.
10
La capital de su reino fue Jerusalén, y su reinado duró cuarenta y un años.
Su abuela fue Maacá, hija de Absalón.
11
Asá obedeció a Dios, tal como lo había hecho su antepasado David.
12
Asá expulsó del país a los que practicaban la prostitución en los lugares de adoración, y quitó todos los ídolos que habían hecho los reyes que gobernaron antes de él.
13
También le quitó a su abuela Maacá su autoridad de reina madre, porque ella había hecho una imagen de la diosa Astarté.
El rey Asá destruyó esa imagen y la quemó en el arroyo de Cedrón.
14
Sin embargo, Asá no quitó los pequeños templos de las colinas.
A pesar de eso, Asá fue fiel a Dios durante toda su vida.
15
También llevó al templo todos los objetos de oro y plata que tanto él como su padre le habían prometido a Dios.
16
Cuando Baasá llegó a ser rey de Israel, estuvo siempre en guerra con Asá.
17
En una de esas batallas, Baasá atacó a Judá y conquistó la ciudad de Ramá.
Luego reforzó la vigilancia de la ciudad para impedir que el rey Asá entrara o saliera del territorio de Judá.
18
En respuesta, Asá tomó todo el oro y la plata que había en los tesoros del templo y del palacio del rey, y se los dio a sus asistentes para que se los llevaran a Ben-hadad, rey de Siria.
Éste vivía en la ciudad de Damasco y era hijo de Tabrimón y nieto de Hezión.
Asá le mandó este mensaje a Ben-hadad:
19
«Hagamos un pacto tú y yo, como hicieron tu padre y el mío.
Rompe el pacto que hiciste con Baasá, el rey de Israel, para que ya no pueda luchar contra mí.
A cambio te envío este oro y esta plata como regalo».
20
Ben-hadad aceptó la propuesta del rey Asá, y envió a los jefes de su ejército a pelear contra las ciudades de Israel.
Así conquistó Iión, Dan, Abel-bet-maacá, toda la región de Neftalí y la región alrededor del Lago de Galilea.
21
Cuando el rey Baasá se enteró de esto, dejó de vigilar Ramá y regresó a la ciudad de Tirsá.
22
Entonces el rey Asá llamó a todo el pueblo de Judá para que se llevaran todas las piedras y la madera que Baasá había usado para reforzar la seguridad en Ramá.
Con esas piedras y esa madera, el rey Asá reforzó la seguridad de Mispá y Gueba, ciudades de Benjamín.
23
Todo lo que Asá hizo, su poder y las ciudades que construyó, está escrito en el libro de la historia de los reyes de Judá.
Siendo ya muy viejo, Asá se enfermó de los pies,
24
y murió.
Lo sepultaron en la Ciudad de David, donde estaban sus antepasados.
Después, reinó en su lugar su hijo Josafat.


Nadab, rey de Israel

25
Nadab, el hijo de Jeroboam, fue nombrado rey de Israel en el segundo año del reinado de Asá en Judá.
Su reinado duró dos años.
26
Nadab desobedeció a Dios y cometió los mismos pecados que su padre había cometido, y con los que hizo pecar a Israel.
27-28
En una ocasión, cuando Nadab y todo su ejército estaban rodeando la ciudad filistea de Guibetón, Baasá hijo de Ahías, que era de la tribu de Isacar, se rebeló en contra de Nadab y lo mató.
Esto sucedió en el tercer año del reinado de Asá en Judá.
Baasá reinó en lugar de Nadab,
29
y empezó su reinado matando a toda la familia de Jeroboam.
No dejó a nadie con vida.
De esta manera se cumplió lo que Dios había dicho por medio del profeta Ahías de Siló.
30
Ése fue el castigo que recibió Jeroboam, junto con su familia, pues pecó contra Dios e hizo pecar a Israel, lo cual hizo enojar a Dios.
31
Lo que Nadab hizo, incluyendo todas estas cosas, está escrito en el libro de la historia de los reyes de Israel.


Baasá, rey de Israel

32-33
Baasá comenzó a reinar en Israel cuando Asá ya tenía tres años de gobernar en Judá.
La capital de su reino fue Tirsá, y su reinado duró veinticuatro años.
34
Baasá desobedeció a Dios y cometió los mismos pecados con los que Jeroboam había hecho pecar a Israel.