Samuel se despide de su pueblo

1
Más tarde, Samuel les dijo a todos los israelitas:
2-3
Ustedes me pidieron un rey, y he cumplido su deseo: les he dado un rey, que de ahora en adelante los gobernará.
»Desde que yo era joven, y hasta la fecha, he sido el jefe de ustedes, y mis hijos son parte del pueblo.
Pero ya estoy viejo.
Ha llegado el momento de que, delante de Dios y de su rey, me digan cómo me he portado.
»¿Con quién he sido injusto? ¿A quién le he quitado algo con engaños, o a la fuerza? ¿De quién he recibido dinero para cometer injusticias? ¿A quién le he robado su buey, o su burro?
»Si algo de esto he cometido contra cualquiera de ustedes, éste es el momento de decirlo;
¡éste es el momento de acusarme! Así pagaré mis deudas.
4
Pero ellos le respondieron:
Jamás nos has robado.
Jamás nos engañaste, ni aceptaste nunca dinero para cometer injusticias.
5
Entonces Samuel les dijo:
Dios y el rey que él ha elegido son testigos de que ninguno de ustedes me acusa de nada.
Y ellos respondieron:
Así es.
Dios y el rey son testigos.
6-8
Después de esto, Samuel pronunció este sermón ante el pueblo:
«Préstenme atención, que voy a hacer un recuento de las muchas veces que Dios los ha salvado a ustedes y a sus antepasados.
»Después de que Jacob llegó a Egipto, los israelitas le rogaron a Dios que los librara de la esclavitud.
Entonces Dios envió a Moisés y a Aarón, para que sacaran de Egipto a los antepasados de ustedes y los trajeran a esta tierra.
9
»Sin embargo, ellos se olvidaron de su Dios.
Por eso él permitió que los dominaran Sísara, el jefe del ejército de Hasor, los filisteos y el rey de Moab.
10
»Pero los israelitas reconocieron que se habían alejado de Dios, y le dijeron: “Hemos pecado contra ti, pues hemos adorado a Baal y a Astarté, dioses de otras naciones.
Líbranos del poder de nuestros enemigos, y te adoraremos sólo a ti”.
11
»Dios envió entonces a Jerubaal, a Bedán y a Jefté, y también a mí, para librarlos del poder de sus enemigos.
Por eso ahora ustedes viven en paz.
12
»Acuérdense también de que, cuando supieron que los iba a atacar Nahas, el rey de los amonitas, ustedes me pidieron que les diera un rey, a pesar de que su rey era el Dios que sacó de Egipto a nuestro pueblo.
13
»Pues bien, nuestro Dios les ha dado ya el rey que ustedes pidieron.
14
Si ustedes y su rey obedecen y sirven sólo a Dios, él los bendecirá y ustedes vivirán en paz.
15
Pero si no lo obedecen, entonces los castigará como lo hizo con sus antepasados.
16
»Prepárense, porque en este momento nuestro Dios va a hacer un milagro delante de nosotros.
17
Como saben, ahora es el tiempo de la cosecha y no el tiempo de lluvias;
sin embargo, le voy a pedir a Dios que haga llover y envíe truenos.
Así Dios les mostrará que ustedes hicieron muy mal al pedirle un rey».
18
Entonces Samuel le pidió a Dios que enviara lluvia y truenos, y Dios así lo hizo.
19
Al ver los israelitas lo que Dios y Samuel habían hecho, sintieron mucho miedo y le dijeron a Samuel:
Hemos sido muy rebeldes, pues hasta hemos exigido tener un rey.
Ruégale a Dios que no nos quite la vida.
20
Y Samuel les contestó:
—No tengan miedo.
Aunque han hecho mal, no dejen de obedecer y amar a Dios;
al contrario, sírvanle de buena gana
21
y no adoren a esos ídolos huecos y vacíos que no pueden hacerles bien ni ayudarlos.
22
»Dios no los rechazará a ustedes, pues quedaría mal ante los otros pueblos.
Además, él quiso que ustedes fueran suyos.
23
»En cuanto a mí, nunca dejaré de pedirle a Dios por ustedes.
Dejar de hacerlo sería un pecado.
Yo siempre les enseñaré a portarse bien y a vivir como Dios quiere.
24
»Ustedes saben bien todo lo bueno que Dios ha hecho por ustedes.
Por eso, obedézcanlo y sírvanle siempre de buena gana.
25
Si no lo hacen, ustedes y su rey morirán.