Las falsas enseñanzas

1
El Espíritu Santo ha dicho claramente que, en los últimos tiempos, algunas personas dejarán de confiar en Dios.
Serán engañadas por espíritus mentirosos y obedecerán enseñanzas de demonios.
2
Le harán caso a gente hipócrita y mentirosa, incapaz de sentir vergüenza de nada.
3
Esa gente prohíbe casarse y comer ciertos alimentos.
Pero Dios creó todos los alimentos para que nosotros los comamos y le demos las gracias por ellos.
Los creó para todos los que confiamos en él y conocemos la verdad.
4
Porque todo lo que Dios ha creado es bueno, y podemos comer de todo sin rechazar nada, si le damos las gracias.
5
Por tanto, podemos comerlos porque Dios así lo ha dicho, y porque nosotros hemos orado por esos alimentos.


Instrucciones para Timoteo

6
Si enseñas la verdad a los miembros de la iglesia, serás un buen servidor de Jesucristo.
Estudiar y obedecer las enseñanzas cristianas, como tú lo haces, es lo mismo que alimentarse bien.
7
No prestes atención a historias falsas, que la gente inventa.
Más bien, esfuérzate por ser un buen discípulo de Jesucristo.
8-9
Es verdad que el ejercicio físico ayuda a que todo el cuerpo esté sano, pero es mucho mejor esforzarse por confiar cada vez más en Dios, porque nos hace bien aquí en la tierra y también nos servirá cuando vivamos en el cielo.
Esto es una verdad que podemos creer, y debemos creer.
10
Por eso nos esforzamos tanto, pues confiamos firmemente en Dios.
Él vive para siempre y es el Salvador de todos, especialmente de los que confían en él.
11
Enseña estas cosas, y diles a todos que las obedezcan.
12
No permitas que nadie te desprecie por ser joven.
Al contrario, trata de ser un ejemplo para los demás cristianos.
Que cuando todos oigan tu modo de hablar, y vean cómo vives, traten de ser puros como tú.
Que todos imiten tu carácter amoroso y tu confianza en Dios.
13
Mientras llego a visitarte, sigue leyéndoles la Biblia a los miembros de la iglesia, y no dejes de animarlos ni de enseñarles.
14
No dejes de usar las capacidades especiales que Dios te dio cuando los líderes de la iglesia pusieron sus manos sobre tu cabeza.
El Espíritu Santo habló con ellos y les ordenó hacerlo.
15
Haz todo eso y dedica tiempo para ello, para que todos vean que cada día eres mejor.
16
Timoteo, compórtate como es debido, y ten cuidado de lo que enseñas.
Sigue haciendo esto, y no sólo te salvarás a ti mismo, sino que también salvarás a los que te escuchen.