1
Cuando Roboam llegó a Jerusalén, reunió a ciento ochenta mil soldados que eligió de entre todas las familias de Judá y de la tribu de Benjamín, para luchar contra las demás tribus y recuperar el poder sobre todo Israel.
2
Pero Dios habló con Semaías, un hombre que amaba y respetaba a Dios, y le dijo:
3
«Debes darle a Roboam, y a todos los de la tribu de Judá y de Benjamín, este mensaje:
4
Dios no quiere que haya guerra contra las demás tribus de Israel, pues ellos son sus parientes.
Vuelvan a sus casas, pues es una orden de Dios”».
Al escuchar este mensaje, todos regresaron a sus casas y no atacaron a Jeroboam.


Roboam protege sus ciudades

5-12
Roboam se quedó a vivir en Jerusalén, y logró mantener bajo su control las ciudades de las tribus de Judá y de Benjamín.
Pudo hacerlo porque protegió y fortaleció algunas ciudades hasta el punto de convertirlas en fortalezas.
Además de construir fuertes murallas alrededor de ellas, puso en cada ciudad a jefes del ejército, y los armó con escudos y lanzas.
Además, almacenó en las ciudades suficiente comida, aceite y vino.
Éstas son las ciudades que reforzó:
Belén,
Etam,
Tecoa,
Bet-sur,
Socó,
Adulam,
Gat,
Maresá,
Zif,
Adoraim,
Laquis,
Azecá,
Sorá,
Aialón y
Hebrón.


Los sacerdotes y levitas se unen a Roboam

13-15
Jeroboam hizo altares para que la gente adorara a los ídolos y toros que él había fabricado.
También nombró sus propios sacerdotes, y él y sus hijos expulsaron a los sacerdotes que servían a Dios.
Por esa razón, los sacerdotes y levitas de todo Israel dejaron sus tierras y posesiones, y se unieron a Roboam.
Se quedaron a vivir en Jerusalén y en el territorio de Judá.
16
Con ellos, llegaron a Jerusalén israelitas de todas las tribus.
Era gente que con toda sinceridad quería adorar al Dios de Israel, el Dios de sus antepasados.
17
Durante tres años, toda esta gente le dio su apoyo a Roboam hijo de Salomón, y así fortalecieron el reino de Judá, siguiendo el buen ejemplo de David y Salomón.


La familia de Roboam

18
Roboam se casó con Mahalat, que era hija de Jerimot y Abihail.
Jerimot era hijo de David, y Abihail era hija de Eliab y nieta de Jesé.
19
Roboam y Mahalat tuvieron tres hijos:
Jehús,
Semarías,
Záham.
20
Roboam también se casó con Maacá hija de Absalón, y tuvo cuatro hijos:
Abiam,
Atai,
Ziza,
Selomit.
21
Roboam tuvo dieciocho esposas y sesenta mujeres, con las cuales tuvo veintiocho hijos y sesenta hijas.
Como Roboam amaba a Maacá más que a todas sus mujeres,
22
y quería que su hijo Abiam fuera el rey, lo nombró jefe de todos sus hermanos.
23
Pero también fue astuto, y envió a sus demás hijos a vivir en diferentes partes del territorio de Judá y de Benjamín.
Los nombró jefes de las ciudades que había transformado en fortalezas, y les dio provisiones en abundancia y muchas esposas.