Amasías, rey de Judá (2 Cr 25.1-28)

1-2
Amasías comenzó a reinar en Judá a los veinticinco años, cuando Joás tenía ya dos años de gobernar en Israel.
La capital de su reino fue Jerusalén, y su reinado duró veintinueve años.
Su madre, que era de esa ciudad, se llamaba Joadán.
3
Amasías obedeció a Dios en todo, aunque no fue tan bueno como su antepasado David.
Amasías, al igual que su padre Joás,
4
no quitó los pequeños templos donde el pueblo seguía quemando incienso y ofreciendo sacrificios a los dioses.
5
Cuando Amasías creyó que tenía el control del país, mató a todos los oficiales que habían asesinado a su padre.
6
Sin embargo, no mató a los hijos de los asesinos, pues en la ley que Dios le dio a Moisés dice: «Nadie debe ser castigado por un crimen que no ha cometido.
Los padres no deben morir por culpa de sus hijos;
y los hijos no deben morir por culpa de sus padres».
7
Amasías mató a diez mil edomitas en el Valle de la Sal y conquistó la ciudad de Selá, a la cual le cambió el nombre por el de Jocteel, y éste ha sido su nombre hasta el día en que esto se escribió.
8
Un día Amasías le envió un mensajero a Joás, rey de Israel, en el que le declaraba la guerra.
9
Joás le contestó a Amasías:
«Una vez un pequeño arbusto le mandó a decir a un gran árbol: “Dale tu hija a mi hijo, para que sea su esposa”.
Pero una fiera del Líbano pasó y aplastó al arbusto.
10
No hay duda de que has vencido a Edom, y eso hace que te sientas orgulloso.
Mejor alégrate en tu triunfo y quédate tranquilo en tu casa.
No provoques un desastre ni para ti ni para Judá».
11
Sin embargo, Amasías no hizo caso y se fue a luchar contra Joás.
La batalla tuvo lugar en Bet-semes, que está en el territorio de Judá.
12
Los soldados de Joás derrotaron a los de Amasías, quienes huyeron a sus casas.
13
Luego de capturar a Amasías, Joás fue a Jerusalén, y allí derribó ciento ochenta metros de la muralla de la ciudad, desde el Portón de Efraín hasta el Portón de la Esquina.
14
Se apoderó de todo el oro, la plata y los objetos que había en el templo de Dios y en el palacio.
Tomó luego varios prisioneros y regresó a Samaria.
15
Todo lo que hizo Joás, su poder y su victoria sobre Amasías, está escrito en el libro de la historia de los reyes de Israel.
16
Cuando murió, lo enterraron en Samaria, en la tumba de los reyes de Israel.
Su hijo Jeroboam reinó en su lugar.
17
Amasías, rey de Judá, vivió quince años más que Joás, rey de Israel.
18
Todo lo que hizo Amasías está escrito en el libro de la historia de los reyes de Judá.
19
Algunos se pusieron en contra de Amasías en la ciudad de Jerusalén, y aunque él escapó a la ciudad de Laquis, lo siguieron hasta allí y lo mataron.
20
Su cuerpo fue cargado sobre un caballo y llevado a Jerusalén, la Ciudad de David, donde lo sepultaron en la tumba de sus antepasados.
21
Luego el pueblo llamó a Azarías, que tenía dieciséis años, y lo nombró rey en lugar de su padre Amasías.
22
Azarías reconstruyó la ciudad de Elat y la recuperó para Judá.


Jeroboam II, rey de Israel

23
Jeroboam hijo de Joás comenzó a reinar en Israel cuando Amasías tenía ya quince años de gobernar en Judá.
La capital de su reino fue Samaria, y su reinado duró cuarenta y un años.
24
Jeroboam desobedeció a Dios, pues se comportó igual que Jeroboam hijo de Nabat, quien hizo pecar a Israel.
25-27
Dios se dio cuenta de que todos los israelitas estaban sufriendo mucho y no tenían quien los ayudara.
Entonces los salvó por medio de Jeroboam, pues aún no había decidido hacer desaparecer de esta tierra al pueblo de Israel.
Jeroboam recuperó el territorio que Israel había perdido, el cual se extendía desde la entrada de Hamat hasta el mar de Arabá.
Esto había sido ya anunciado por medio de Jonás hijo de Amitai, profeta de Dios que era de la ciudad de Gat-héfer.
28
Todo lo que hizo Jeroboam, su poder y cómo luchó y recuperó las ciudades de Damasco y Jamat para Israel, está escrito en el libro de la historia de los reyes de Israel.
29
Cuando Jeroboam murió lo enterraron en la tumba de sus antepasados.
Su hijo Zacarías reinó en su lugar.