1
El rey Nabucodonosor de Babilonia fue a luchar contra Judá, y venció al rey Joacín.
Judá permaneció bajo el dominio de Nabucodonosor durante tres años, pero después Joacín volvió a ponerse en su contra.
2
Luego Dios envió pequeños grupos de soldados caldeos, sirios, moabitas y amonitas, para que atacaran y destruyeran Judá.
Así se cumplió lo que Dios había anunciado por medio de sus profetas.
3-4
Dios castigó a Judá por todos los pecados de Manasés.
No quiso perdonarla porque Manasés había matado a mucha gente inocente en Jerusalén.
5
Todo lo que hizo Joacín está escrito en el libro de la historia de los reyes de Judá.
6
Cuando Joacín murió, su hijo Joaquín reinó en su lugar.
7
Para entonces el rey de Babilonia había conquistado todo el territorio que va desde el arroyo de Egipto hasta el río Éufrates, y por eso el rey de Egipto no volvió a salir de su país.


Joaquín, rey de Judá (2 Cr 36.9-10)

8
Joaquín comenzó a reinar a los dieciocho años.
La capital de su reino fue Jerusalén, y su reinado duró tres meses.
Su madre era de Jerusalén, y se llamaba Nehustá hija de Elnatán.
9
Joaquín desobedeció a Dios, al igual que su padre.
10
Durante el reinado de Joaquín, el ejército de Babilonia fue y rodeó la ciudad de Jerusalén para atacarla.
11
Cuando los soldados ya la tenían rodeada, llegó el rey Nabucodonosor.
12
Entonces Joaquín y su madre, junto con sus sirvientes, sus asistentes y los jefes de su ejército se rindieron, y el rey de Babilonia los tomó prisioneros.
Esto ocurrió cuando Nabucodonosor tenía ya ocho años como rey de Babilonia.
13
Nabucodonosor tomó todos los tesoros del templo y del palacio de Jerusalén, y rompió todas las vasijas de oro que había hecho el rey Salomón.
Así se cumplió lo que Dios había anunciado.
14-16
Nabucodonosor se llevó diez mil prisioneros en total, entre los que estaban los oficiales, siete mil soldados valientes, y mil artesanos y herreros.
También se llevó prisioneros al rey Joaquín, a su madre, a sus esposas, a su guardia personal, y a los más importantes líderes del país.
Sólo dejó en Jerusalén a los más pobres.
17
Después Nabucodonosor nombró como rey a Matanías, tío de Joaquín, pero antes le cambió el nombre, y lo llamó Sedequías.


Sedequías, rey de Judá (2 Cr 36.11-16; Jer 52.1-3)

18
Sedequías comenzó a reinar a los veintiún años.
La capital de su reino fue Jerusalén, y su reinado duró once años.
Su madre era de Libná, y se llamaba Hamutal hija de Jeremías.
19
Sedequías desobedeció a Dios, al igual que Joacín,
20
por eso Dios se enojó muchísimo con Jerusalén y Judá, y las rechazó.


Babilonia vence a Judá (Jer 39.1-7; 52.3-11)

Después de un tiempo, Sedequías también se puso en contra del rey de Babilonia.