Joram, rey de Israel

1
Joram hijo de Ahab comenzó a reinar sobre Israel cuando Josafat ya tenía dieciocho años de gobernar en Judá.
La capital de su reino fue Samaria, y su reinado duró doce años.
2
Joram desobedeció a Dios, pues se comportó mal, aunque no tanto como su padre y su madre, pues destruyó el lugar que su padre había preparado para adorar a Baal.
3
Sin embargo, Joram cometió los mismos pecados de Jeroboam hijo de Nabat, quien había hecho pecar a los israelitas.


Moab se rebela contra Israel

4
Mesá, el rey de Moab, se dedicaba a la cría de ovejas, y cada año le pagaba al rey de Israel un impuesto de cien mil corderos y la lana de cien mil carneros.
5
Pero cuando Ahab murió, Mesá se rebeló en contra de Israel.
6
Entonces el rey Joram salió de Samaria y reunió a todo el ejército de Israel.
7
Además, le mandó este mensaje a Josafat, rey de Judá: «El rey de Moab se rebeló contra mí.
¿Quieres ayudarme a luchar contra Moab
Josafat le contestó: «Por supuesto.
Todo mi ejército y mis caballos están a tus órdenes.
8
¿Cuál es tu plan de ataque
Joram contestó: «Atacaremos por el camino del desierto de Edom».
9
Así que los reyes de Israel, Judá y Edom se unieron en contra del rey de Moab.
Mientras marchaban hacia el campo de batalla, tuvieron que desviarse durante siete días, y se les acabó el agua que tenían para el ejército y sus animales.
10
Entonces el rey de Israel dijo: «¡Estamos en problemas! Dios nos entregará en manos del rey de Moab».
11
Josafat preguntó:
—¿Hay aquí algún profeta que nos diga lo que Dios quiere que hagamos?
Uno de los oficiales del rey de Israel contestó:
—Por aquí anda el profeta Eliseo, el ayudante de Elías.
12
Josafat dijo:
—¡Dios nos hablará por medio de él!
De inmediato los tres reyes fueron a ver a Eliseo,
13
pero éste le dijo al rey de Israel:
—¡Yo no tengo nada que ver contigo! ¡Pregúntale a esos profetas, a quienes tu padre y tu madre siempre consultan!
El rey de Israel le respondió:
—No lo haré.
Quien nos desvió hasta aquí fue Dios, para que el rey de Moab nos destruya.
14
Eliseo dijo:
Juro por Dios todopoderoso, a quien sirvo, que si no fuera por el respeto que siento por Josafat, no te prestaría atención;
es más, ni siquiera levantaría la vista para mirarte.
15
En fin, traigan acá a un músico.
Cuando el músico comenzó a tocar, el poder de Dios vino sobre Eliseo,
16
y Eliseo dijo:
«Dios dice que en este arroyo seco se formarán muchos charcos.
17
Aunque no verán viento ni lluvia, este lugar se llenará de agua.
Todos podrán beber agua, y también sus ganados y animales.
18
Esto para Dios no es ningún problema.
Además, él los ayudará a vencer a los moabitas.
19
Ustedes conquistarán todas las ciudades importantes y las que están bien protegidas.
Derribarán todos los árboles frutales, taparán todos los manantiales y llenarán de piedras los sembrados».
20
A la mañana siguiente, muy temprano, comenzó a correr agua desde la región de Edom, y llenó todo el lugar.
21
Mientras tanto, cuando los moabitas se enteraron de que los tres reyes iban a luchar contra ellos, llamaron a todos los que estaban en capacidad de luchar, desde los más jóvenes hasta los más viejos, y se ubicaron en los límites de su país.
22
Al día siguiente, se levantaron muy temprano, y el sol se reflejaba en el agua, lo que hacía que el agua se viera de color rojo.
Al verla, los moabitas pensaron que se trataba de sangre,
23
y dijeron: «¡Es sangre! Seguro que los reyes lucharon entre sí y se mataron unos a otros.
¡Vamos a buscar las cosas que quedaron
24
Pero cuando los moabitas llegaron al lugar, los israelitas se levantaron y los atacaron.
Los moabitas trataron de escapar, pero los israelitas los persiguieron y los mataron.
25
También destruyeron las ciudades y cubrieron con piedras todos los sembradíos.
Taparon todos los manantiales y derribaron todos los árboles frutales.
La única ciudad que no destruyeron fue Quir-haréset, porque la conquistaron soldados armados con hondas.
26
Cuando el rey de Moab vio que estaba perdiendo la batalla, se fue a atacar al rey de Edom.
Para esto se llevó a setecientos soldados armados con espadas.
Como no pudo vencerlo,
27
llevó a su hijo mayor hasta el muro de la ciudad, y allí lo mató y lo quemó como una ofrenda a su dios.
Ese hijo hubiera sido el rey después de él.
Al ver esto, les dio tanto miedo a los israelitas que dejaron la ciudad y regresaron a su país.