1
Eliseo respondió:
—Pon atención al mensaje de Dios: “Mañana a esta hora, a la entrada de la ciudad de Samaria, con una moneda de plata se podrán comprar tres kilos de harina o seis kilos de cebada”.
2
El hombre del rey le dijo:
—¡Esto no sucederá ni aunque Dios abra las ventanas de los cielos!
El profeta le contestó:
—Tú lo vas a ver con tus propios ojos, pero de eso no comerás nada.


Los sirios escapan

3
A la entrada de la ciudad había cuatro hombres enfermos de la piel, pues tenían lepra.
Decían entre ellos:
«¿Qué estamos haciendo acá sentados esperando morir?
4
Si entramos en la ciudad, moriremos de hambre, pues no hay nada para comer, y si nos quedamos sentados aquí, también vamos a morir.
Mejor vayamos al campamento de los sirios;
si nos perdonan la vida, qué bueno, y si nos matan, no importa, de todos modos vamos a morir».
5
Al anochecer, se levantaron y fueron al campamento de los sirios.
Cuando llegaron cerca del lugar, se dieron cuenta de que allí no había nadie.
6
Dios había hecho que el ejército de Siria escuchara ruidos como de carros de guerra, de caballos y de un gran ejército, por lo que los soldados dijeron: «¡El rey de Israel les ha pagado a los reyes hititas y al rey de Egipto para que luchen contra nosotros
7
Así que los sirios huyeron al anochecer, abandonando sus tiendas de campaña, sus caballos y burros.
Con tal de salvar sus vidas, se fueron y dejaron el campamento tal y como estaba.
8
Cuando los leprosos llegaron al campamento sirio, entraron en una de las carpas, y se pusieron a comer y a beber.
También tomaron oro, plata y ropa, y todo eso lo escondieron.
Luego entraron en otra carpa, tomaron las cosas que allí había, y fueron a esconderlas.
9
Pero después dijeron: «No estamos haciendo lo correcto.
Hoy es un día de buenas noticias.
Si nosotros nos callamos y esperamos hasta que amanezca, nos van a castigar.
Mejor vayamos al palacio y avisemos lo que sucede».
10
Entonces regresaron, llamaron a los guardias de la ciudad y les dijeron: «Venimos del campamento de los sirios.
No hay nadie allí.
No se ve ni se escucha nada.
Sólo están los caballos y los burros atados, y las tiendas de campaña están como si las acabaran de armar».
11
Los guardias fueron y dieron la noticia a los que estaban en el palacio.
12
Y aunque era de noche, el rey se levantó y les dijo a sus oficiales:
—Les explicaré lo que sucede.
Es una trampa de los sirios, pues ellos saben que tenemos hambre.
Han salido del campamento para esconderse en el campo.
Piensan que cuando salgamos nos van a atrapar vivos, y así entrarán en nuestra ciudad.
13
Entonces uno de sus oficiales le dijo:
Aún nos quedan algunos caballos.
¿Qué le parece si enviamos a cinco hombres a investigar qué sucede? No tienen nada que perder, pues lo mismo da quedarse aquí o ir allá: todos moriremos.
14
Entonces el rey envió hombres al campamento del ejército sirio para que investigaran lo que sucedía.
15
Ellos fueron y buscaron a los sirios hasta el río Jordán.
En todo el camino encontraron ropa y cosas que los sirios habían dejado tiradas por el apuro de escapar.
Después los hombres regresaron y le contaron al rey lo que habían visto.
16
Enseguida la gente salió y tomó todas las cosas abandonadas en el campamento sirio.
Y, tal como Dios lo había anunciado, por una moneda de plata se pudieron comprar tres kilos de harina o seis kilos de cebada.
17
El rey le había encargado a su ayudante personal que cuidara la entrada de la ciudad.
Pero la gente lo atropelló, y éste murió.
Así se cumplió lo que había dicho el profeta Eliseo cuando el rey fue a verlo.
18
El profeta había anunciado al rey que a la misma hora del día siguiente, a la entrada de la ciudad de Samaria, podrían comprarse por una moneda de plata tres kilos de harina o seis kilos de cebada.
19
Sin embargo, el ayudante personal del rey le había dicho: «¡Esto no sucederá ni aunque Dios abra las ventanas de los cielos!» Y fue entonces cuando Eliseo le contestó: «Tú lo vas a ver con tus propios ojos, pero de eso no comerás nada».
20
Y así sucedió, porque la gente lo atropelló a la entrada de la ciudad y murió.