1
Cuando Jesucristo venga como Rey, juzgará a todos, tanto a los que estén vivos como a los que estén muertos.
Por eso pongo a Dios y a Jesucristo por testigos de lo que te ordeno.
2
anuncia el mensaje de Dios en todo momento.
Anúncialo, aunque ese momento no parezca ser el mejor.
Muéstrale a la gente sus errores, corrígela y anímala;
instrúyela con mucha paciencia.
3
Porque llegará el día en que la gente no querrá escuchar la buena enseñanza.
Al contrario, querrá oír enseñanzas diferentes.
Por eso buscará maestros que le digan lo que quiere oír.
4
La gente no escuchará la verdadera enseñanza, sino que prestará atención a toda clase de cuentos.
5
Pero tú, Timoteo, mantén la calma en todo momento, soporta los sufrimientos y anuncia siempre la buena noticia.
Haz bien tu trabajo.
6
Ya falta poco para que yo muera, y mi muerte será mi ofrenda a Dios.
7
He luchado por obedecer a Dios en todo, y lo he logrado;
he llegado a la meta, y en ningún momento he dejado de confiar en Dios.
8
Sé que Dios es un juez justo y que, cuando juzgue a todos, me dará una corona como premio a mi obediencia.
Y no sólo a mí me la dará, sino también a todos los que esperan con ansias su regreso.


Instrucciones personales

9
Haz todo lo posible por venir a verme pronto.
10
Demas me ha abandonado y se ha ido a la ciudad de Tesalónica, pues ama demasiado las cosas de este mundo.
Crescente se fue a la región de Galacia, y Tito a la de Dalmacia.
11
El único que está conmigo es Lucas.
Marcos puede ayudarme mucho en mi trabajo, así que búscalo y tráelo contigo cuando vengas.
12
A Tíquico lo envié a la ciudad de Éfeso.
13
Cuando vengas, tráeme el abrigo que dejé en la ciudad de Tróade, en casa de Carpo.
Trae también los libros, especialmente los pergaminos.
14-15
Cuídate de Alejandro, el herrero, pues me ha hecho mucho daño y está en contra de lo que enseñamos.
Pero yo sé que el Señor Jesucristo habrá de castigarlo.
16
La primera vez que tuve que presentar mi defensa ante las autoridades de Roma, nadie me ayudó.
¡Todos me abandonaron! Le pido a Dios que no los castigue por eso.
17
Pero el Señor Jesucristo sí me ayudó, y me dio valor para anunciar su mensaje a gente de otros países.
Así Dios me salvó de la muerte, como si me hubiera rescatado de la boca de un león hambriento.
18
Yo sé que Dios siempre me cuidará y me protegerá de todo mal, hasta que me lleve a su reino celestial.
¡Él merece que lo alabemos por siempre! Amén.


Despedida

19
Dale mis saludos a Priscila y a Áquila, y a toda la familia de Onesíforo.
20
Erasto se quedó en la ciudad de Corinto, y a Trófimo lo dejé en la ciudad de Mileto porque estaba enfermo.
21
Haz todo lo posible por venir antes de que llegue el invierno.
Te envían sus saludos Eubulo, Pudente, Lino y Claudia, y todos los hermanos de la iglesia.
22
Que el Señor Jesucristo te bendiga.
Que el amor de Dios los acompañe siempre.