Matan a Santiago y encarcelan a Pedro

1
En aquel tiempo Herodes Agripa gobernaba a los judíos, y empezó a maltratar a algunos miembros de la iglesia.
2
Además, mandó que mataran a Santiago, el hermano de Juan.
3-4
Y como vio que esto les agradó a los judíos, mandó que apresaran a Pedro, que lo encerraran hasta que pasara la fiesta de la Pascua, y que cuatro grupos de soldados vigilaran la cárcel.
Herodes planeaba acusar a Pedro delante del pueblo judío y ordenar que lo mataran, pero no quería hacerlo en esos días, porque los judíos estaban celebrando la fiesta de los panes sin levadura.


El Señor libera a Pedro

5
Mientras Pedro estaba en la cárcel, los miembros de la iglesia oraban a Dios por él en todo momento.
6
Una noche, Pedro estaba durmiendo en medio de dos soldados y atado con dos cadenas.
Afuera, los demás soldados seguían vigilando la entrada de la cárcel.
Era un día antes de que Herodes Agripa presentara a Pedro ante el pueblo.
7
De repente, un ángel de Dios se le apareció, y una luz brilló en la cárcel.
El ángel tocó a Pedro para despertarlo, y le dijo: «Levántate, date prisa
En ese momento las cadenas se cayeron de las manos de Pedro,
8
y el ángel le ordenó: «Ponte el cinturón y ajústate las sandalias
Pedro obedeció.
Luego el ángel le dijo: «Cúbrete con tu manto, y sígueme
9
Pedro siguió al ángel, sin saber si todo eso realmente estaba sucediendo, o si era sólo un sueño.
10
Pasaron frente a los soldados y, cuando llegaron a la salida principal, el gran portón de hierro se abrió solo.
Caminaron juntos por una calle y, de pronto, el ángel desapareció.
11
Pedro entendió entonces lo que le había pasado, y dijo: «Esto es verdad.
Dios envió a un ángel para librarme de todo lo malo que Herodes Agripa y los judíos querían hacerme
12
Enseguida Pedro se fue a la casa de María, la madre de Juan Marcos, pues muchos de los seguidores de Jesús estaban orando allí.
13
Pedro llegó a la entrada de la casa y llamó a la puerta.
Una sirvienta llamada Rode salió a ver quién llamaba.
14
Al reconocer la voz de Pedro, fue tanta su alegría que, en vez de abrir la puerta, se fue corriendo a avisarles a los demás.
15
Todos le decían que estaba loca, pero como ella insistía en que Pedro estaba a la puerta, pensaron entonces que tal vez había visto a un ángel.
16
Mientras tanto, Pedro seguía llamando a la puerta.
Cuando finalmente le abrieron, todos se quedaron sorprendidos de verlo allí.
17
Pedro les hizo señas para que se callaran, y empezó a contarles cómo Dios lo había sacado de la cárcel.
También les dijo: «Vayan y cuenten esto a Jacobo y a los demás seguidores de JesúsLuego se despidió de todos, y se fue a otro pueblo.
18
Al amanecer, hubo un gran alboroto entre los soldados.
Ninguno sabía lo que había pasado, pero todos preguntaban: «¿Dónde está Pedro
19
El rey Herodes Agripa ordenó a sus soldados que buscaran a Pedro, pero ellos no pudieron encontrarlo.
Entonces Herodes les echó la culpa y mandó que los mataran.
Después de esto, Herodes salió de Judea y se fue a vivir por un tiempo en Cesarea.


Dios castiga a Herodes Agripa

20
Herodes Agripa estaba muy enojado con la gente de los puertos de Tiro y de Sidón.
Por eso un grupo de gente de esos puertos fue a ver a Blasto, un asistente muy importante en el palacio de Herodes Agripa, y le dijeron: «Nosotros no queremos pelear con Herodes, porque nuestra gente recibe alimentos a través de su país
Entonces Blasto convenció a Herodes para que los recibiera.
21
El día en que iba a recibirlos, Herodes se vistió con sus ropas de rey y se sentó en su trono.
Luego, lleno de orgullo, les habló.
22
Entonces la gente empezó a gritar: «¡Herodes Agripa, tú no hablas como un hombre, sino como un dios
23
En ese momento, un ángel de Dios hizo que Herodes se pusiera muy enfermo, porque Herodes se había creído Dios.
Más tarde murió, y los gusanos se lo comieron.
24
Los cristianos siguieron anunciando el mensaje de Dios.
25
Bernabé y Saulo terminaron su trabajo en Jerusalén y regresaron a Antioquía.
Con ellos se llevaron a Juan Marcos.