1
Pablo miró a todos los de la Junta Suprema, y les dijo:
Amigos israelitas, yo tengo la conciencia tranquila, porque hasta ahora he obedecido a Dios en todo.
2
Entonces Ananías, el jefe de los sacerdotes, ordenó que golpearan a Pablo en la boca.
3
Pero Pablo le dijo:
—Es Dios quien lo va a golpear a usted, ¡hipócrita! Usted tiene que juzgarme de acuerdo con la Ley;
entonces, ¿por qué la desobedece ordenando que me golpeen?
4
Los demás judíos de la Junta le dijeron:
—¿Por qué insultas al jefe de los sacerdotes de Dios?
5
Pablo contestó:
Amigos, yo no sabía que él era el jefe de los sacerdotes.
La Biblia dice que no debemos hablar mal del jefe de nuestro pueblo.
6
Cuando Pablo vio que algunos de los judíos de la Junta eran saduceos, y que otros eran fariseos, dijo en voz alta:
Amigos israelitas, yo soy fariseo, y muchos en mi familia también lo han sido.
¿Por qué se me juzga? ¿Por creer que los muertos pueden volver a vivir?
7
Apenas Pablo dijo eso, los fariseos y los saduceos comenzaron a discutir.
La reunión no pudo continuar en paz, pues unos pensaban una cosa y otros otra.
8
Los saduceos dicen que los muertos no pueden volver a vivir, y que no existen los ángeles ni los espíritus.
Pero los fariseoscreen en todo eso.
9
Se armó entonces un gran alboroto, en el que todos gritaban.
Algunos maestros de la Ley, que eran fariseos, dijeron: «No creemos que este hombre sea culpable de nada.
Tal vez un ángel o un espíritu le ha hablado
10
El alboroto era cada vez mayor.
Entonces el jefe de los soldados romanos tuvo miedo de que mataran a Pablo, y ordenó que vinieran los soldados y se lo llevaran de nuevo al cuartel.
11
A la noche siguiente, el Señor Jesús se le apareció a Pablo y le dijo: «Anímate, porque así como has hablado de mí en Jerusalén, también lo harás en Roma


El plan para matar a Pablo

12-14
Al día siguiente, unos cuarenta judíos se pusieron de acuerdo para matar a Pablo.
Fueron entonces a ver a los sacerdotes principales y a los líderes del país, y les dijeron:
Hemos jurado no comer ni beber nada, hasta que hayamos matado a Pablo.
Que una maldición caiga sobre nosotros, si no cumplimos nuestro juramento.
15
Ahora bien, éste es nuestro plan: ustedes, y los demás judíos de la Junta Suprema, le pedirán al jefe de los soldados romanos que traiga mañana a Pablo.
Díganle que desean saber más acerca de él.
Nosotros, por nuestra parte, estaremos listos para matarlo antes de que llegue aquí.
16
Pero un sobrino de Pablo se dio cuenta de lo que planeaban, y fue al cuartel a avisarle.
17
Pablo llamó entonces a uno de los capitanes romanos, y le dijo:
Este muchacho tiene algo importante que decirle al jefe de usted;
llévelo con él.
18
El capitán lo llevó y le dijo a su jefe:
—El prisionero Pablo me pidió que trajera a este muchacho, pues tiene algo que decirle a usted.
19
El jefe tomó de la mano al muchacho y lo llevó a un lugar aparte.
Allí le preguntó:
—¿Qué vienes a decirme?
20
El muchacho le dijo:
Unos judíos han hecho un plan para pedirle a usted que lleve mañana a Pablo ante la Junta Suprema.
Van a decirle que es para investigarlo con más cuidado.
21
Pero usted no les haga caso, porque más de cuarenta hombres estarán escondidos esperando a Pablo, y han jurado que no comerán ni beberán nada hasta matarlo, y que si no lo hacen les caerá una maldición.
Ellos están ahora esperando su respuesta.
22
El jefe despidió al muchacho y le ordenó:
—No le digas a nadie lo que me has dicho.


Pablo ante el gobernador Félix

23-24
El jefe de los guardias llamó a dos de sus capitanes y les dio esta orden: «Preparen a doscientos soldados que vayan a pie, setenta soldados que vayan a caballo, y doscientos soldados con lanzas.
Preparen también un caballo para Pablo.
Quiero que a las nueve de la noche vayan a la ciudad de Cesarea, y que lleven a Pablo ante el gobernador Félix.
Asegúrense de que a Pablo no le pase nada malo
25
Además, el jefe envió una carta con los soldados, la cual decía:
26
«De Claudio Lisias, para el excelentísimo gobernador Félix.
Saludos.
27
»Los líderes judíos arrestaron a este hombre, y querían matarlo.
Cuando supe que él es ciudadano romano, fui con mis soldados y lo rescaté.
28
Luego lo llevé ante la Junta Suprema de los judíos, para saber de qué lo acusaban.
29
Así supe que lo acusaban de cuestiones que tienen que ver con la ley de ellos.
Pero yo no creo que haya razón para matarlo o tenerlo en la cárcel.
30
Me he enterado también de que unos judíos planean matarlo, y por eso lo he enviado ante usted.
A los judíos que lo acusan les he dicho que vayan y traten con usted el asunto que tienen contra él.»
31
Los soldados cumplieron las órdenes de su jefe, y por la noche llevaron a Pablo al cuartel de Antípatris.
32
Al día siguiente, los soldados que iban a pie regresaron al cuartel de Jerusalén, y los que iban a caballo continuaron el viaje con Pablo.
33
Cuando llegaron a Cesarea, se presentaron ante el gobernador Félix, y le entregaron a Pablo junto con la carta.
34
El gobernador leyó la carta, y luego preguntó de dónde era Pablo.
Cuando supo que era de la región de Cilicia,
35
le dijo a Pablo: «Escucharé lo que tengas que decir cuando vengan los que te acusan
Después, el gobernador ordenó a unos soldados que se llevaran a Pablo, y que lo vigilaran bien.
Los soldados lo llevaron al palacio que había construido el rey Herodes el Grande.