Pablo habla ante Félix

1
Cinco días después, el jefe de los sacerdotes y unos líderes de los judíos llegaron a Cesarea, acompañados por un abogado llamado Tértulo.
Todos ellos se presentaron ante el gobernador Félix para acusar a Pablo.
2
Cuando trajeron a Pablo a la reunión, Tértulo comenzó a acusarlo ante Félix:
Señor gobernador: Gracias a usted tenemos paz en nuestro país, y las cosas que usted ha mandado hacer nos han ayudado mucho.
3
Excelentísimo Félix, estamos muy agradecidos por todo lo que usted nos ha dado.
4
No queremos hacerle perder tiempo, y por eso le pedimos que nos escuche un momento.
5
Este hombre es un verdadero problema para nosotros.
Anda por todas partes haciendo que los judíos nos enojemos unos contra otros.
Es uno de los jefes de un grupo de hombres y mujeres llamados nazarenos.
6-7
Además, trató de hacer algo terrible contra nuestro templo, y por eso lo metimos en la cárcel.
8
Si usted lo interroga, se dará cuenta de que todo esto es verdad.
9
Los judíos que estaban allí presentes aseguraban que todo eso era cierto.
10
Entonces el gobernador le hizo señas a Pablo para que hablara.
Pablo le dijo:
—Yo sé que usted ha sido juez de este país durante muchos años.
Por eso estoy contento de poder hablar ante usted, para defenderme.
11
Hace algunos días llegué a Jerusalén para adorar a Dios y, si usted lo averigua, sabrá que digo la verdad.
12
La gente que me acusa no me encontró discutiendo con nadie, ni alborotando a la gente en el templo, ni en la sinagoga, ni en ninguna otra parte de la ciudad.
13
Ellos no pueden probar que sea verdad todo lo que se dice de mí.
14
»Una cosa sí es cierta: Yo estoy al servicio del Dios de mis antepasados, y soy cristiano.
Ellos dicen que seguir a Jesús es malo, pero yo creo que estoy obedeciendo todo lo que está escrito en la Biblia.
15
Yo creo que Dios hará que los muertos vuelvan a vivir, no importa que hayan sido buenos o malos.
Y también los que me acusan creen lo mismo.
16
Por eso siempre trato de obedecer a Dios y de estar en paz con los demás;
así que no tengo nada de qué preocuparme.
17
»Durante muchos años anduve por otros países.
Luego volví a mi país, para traer dinero a los pobres y presentar una ofrenda a Dios.
18
Fui al templo para entregar las ofrendas y hacer una ceremonia de purificación.
Yo no estaba haciendo ningún alboroto, y ni siquiera había mucha gente.
Allí me encontraron unos judíos de la provincia de Asia, y fueron ellos los que armaron el alboroto.
19
Si es que algo tienen contra mí, son ellos los que deberían estar aquí, acusándome delante de usted.
20
Si no es así, que digan los presentes si la Junta Suprema de los judíos pudo acusarme de hacer algo malo.
21
Lo único que dije ante la Junta fue, que me estaban juzgando por creer que los muertos pueden volver a vivir.
22
Cuando Félix oyó eso, decidió terminar la reunión, pues conocía bien todo lo que se relacionaba con el mensaje de Jesús.
Y les dijo a los judíos: «Cuando venga el jefe Lisias, me contará lo que pasó;
y sabré más acerca de este asunto
23
Luego, Félix le ordenó al capitán de los soldados que mantuviera preso a Pablo, pero que lo dejara hacer algunas cosas.
Además, dio permiso para que Pablo recibiera a sus amigos y lo atendieran.
24
Días después, Félix fue otra vez a ver a Pablo.
Lo acompañó Drusila, su esposa, que era judía.
Félix llamó a Pablo, y lo escuchó hablar acerca de la confianza que se debe tener en Jesús.
25
Pero Pablo también le habló de que tenía que vivir sin hacer lo malo, que tenía que controlarse para no hacer lo que quisiera, sino solamente lo bueno, y que algún día Dios juzgaría a todos.
Entonces Félix se asustó mucho y le dijo: «Vete ya;
cuando tenga tiempo volveré a llamarte
26
Félix llamaba mucho a Pablo para hablar con él, pero más bien quería ver si Pablo le daría algún dinero para dejarlo en libertad.
27
Dos años después, Félix dejó de ser el gobernador, y en su lugar empezó a gobernar Porcio Festo.
Pero Félix quería quedar bien con los judíos;
por eso dejó preso a Pablo.