La gente adora la estatua de oro

1
El rey Nabucodonosor mandó hacer una estatua de oro.
La estatua tenía treinta metros de alto y tres metros de ancho, y fue puesta en el valle de Durá, que está en la provincia de Babilonia.
2-3
Para la presentación de la estatua, el rey mandó que se reunieran todas las personas importantes de su gobierno.
Cuando toda esa gente estuvo reunida,
4-5
un mensajero anunció:
«Hay aquí gente que viene de diferentes pueblos y habla distintos idiomas.
A todos ustedes, el rey Nabucodonosor les ordena prestar atención a los músicos, que van a tocar sus instrumentos.
En cuanto oigan la música, todos ustedes deberán inclinarse hasta el suelo y adorar a la estatua que el rey mandó hacer.
6
Quien no se incline para adorar a la estatua, será arrojado de inmediato a un horno encendido».
7
Y así fue.
En cuanto la gente oyó la música, todos se arrodillaron y adoraron a la estatua de oro.
Pero como los judíos no obedecieron la orden,
8
unos babilonios fueron a ver al rey para acusarlos.
9
Le dijeron:
«¡Deseamos que Su Majestad viva muchos años!
10
Sabemos que usted nos ha ordenado adorar a la estatua de oro, tan pronto como oigamos la música.
11
También sabemos que quien no obedezca será arrojado a un horno encendido.
12
Pero hay unos judíos que no respetan a Su Majestad, ni adoran a sus dioses, ni quieren inclinarse ante la estatua de oro.
Y esto, a pesar de que Su Majestad les dio puestos muy importantes en el gobierno de Babilonia.
Estamos hablando de Sadrac, Mesac y Abed-nego».
13
Al oír esto, el rey Nabucodonosor se enojó muchísimo y mandó que le llevaran a esos tres judíos.
Cuando ellos se presentaron ante el rey,
14
él les preguntó:
—He sabido que ustedes no adoran a mis dioses ni quieren inclinarse ante la estatua de oro.
¿Es cierto eso?
15
Voy a darles una oportunidad.
Si al escuchar la música, se inclinan y adoran a la estatua, no les haré nada.
Pero si no la adoran, ordenaré que de inmediato los echen al horno.
¡Y ya verán que no habrá Dios que pueda salvarlos!
16-18
Sadrac, Mesac y Abed-nego le respondieron:
—Su Majestad, eso no es algo que nos preocupe.
Si el Dios que adoramos así lo quiere, es capaz de librarnos del fuego y del poder de Su Majestad.
Pero aun si no quisiera hacerlo, nosotros no pensamos adorar esa estatua de oro.


Dios salva del fuego a los tres jóvenes

19
Cuando Nabucodonosor oyó esto, se enojó mucho con los tres jóvenes y mandó que calentaran el horno al máximo.
20
Luego ordenó que sus hombres más fuertes ataran a los jóvenes y los echaran al fuego.
21-22
Los hombres del rey ataron de inmediato a Sadrac, a Mesac y a Abed-nego.
Como el rey quería que los echaran al horno enseguida, los hombres del rey les dejaron la misma ropa fina que traían puesta.
Pero el horno estaba demasiado caliente, así que al momento en que arrojaron a los tres jóvenes al horno, el fuego alcanzó a los hombres del rey y los mató.
23
Los jóvenes, en cambio, cayeron al horno atados.
24
Cuando Nabucodonosor vio esto, se levantó rápidamente y les preguntó a sus consejeros:
—Me parece que los jóvenes que echamos al horno eran tres, y los tres estaban atados.
Así es —respondieron los consejeros.
25
Entoncesdijo el rey—, ¿cómo es que yo veo a cuatro? Todos ellos están desatados, y andan paseándose por el horno, sin que les pase nada.
Además, ¡el cuarto joven parece un ángel!
26
Dicho esto, Nabucodonosor se acercó al horno lo más que pudo, y gritó: «Sadrac, Mesac y Abed-nego, servidores del Dios altísimo, ¡salgan de allí
Los tres jóvenes salieron del horno.
27
Enseguida los rodearon todas las personas importantes del gobierno, y se quedaron sorprendidos al ver que el fuego no les había hecho ningún daño.
No se les había quemado la piel ni el pelo, ¡y ni siquiera su ropa olía a quemado!
28
El rey exclamó:
«Bendito sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió a su ángel para salvarlos.
Tanto confían ellos en su Dios, que no quisieron obedecer mis órdenes.
¡Estaban dispuestos a morir, antes que adorar a otro dios!
29
»No hay otro dios que pueda hacer lo que el Dios de estos jóvenes ha hecho.
Por lo tanto, ordeno que quien hable mal de este Dios sea cortado en pedazos, y que su casa se convierta en un basurero.
¡No me importa de dónde sea ni qué idioma hable
30
Además, Nabucodonosor les dio a los tres jóvenes puestos aun más importantes en el gobierno de Babilonia.