Daniel en la cueva de los leones

1
Para mantener el control de su reino, Darío nombró a ciento veinte personas que le ayudaban a gobernar.
2
A esos ciento veinte los vigilaban tres jefes superiores a ellos.
Uno de esos tres jefes era Daniel.
3
Y tan bueno fue el desempeño de Daniel que el rey lo nombró jefe de todos, y hasta llegó a pensar en hacerlo jefe de todo el reino.
4
Los otros sólo esperaban que Daniel hiciera algo malo, o que cometiera algún error, para acusarlo con el rey.
Pero no pudieron acusarlo de nada, pues Daniel siempre hacía bien su trabajo.
5
Por eso se pusieron de acuerdo y dijeron: «Como no tenemos nada de qué acusar a Daniel, lo haremos caer solamente con algo que tenga que ver con su religión».
6
Entonces los jefes principales fueron a ver al rey Darío, y le dijeron:
«¡Deseamos que Su Majestad viva muchos años!
7
Todos los jefes y gobernantes queremos sugerir a Su Majestad que ponga en vigor una nueva ley.
Según esa ley, durante un mes nadie podrá adorar a ningún dios ni persona, sino sólo a Su Majestad.
Esa ley se aplicará en todo el reino, y cualquiera que la desobedezca será echado vivo a la cueva de los leones.
8
Si Su Majestad firma esta ley, nada ni nadie podrá cambiarla.
Así lo dice la ley de los medos y los persas».
9
El rey aceptó firmar la ley.
10
Daniel lo supo, pero de todos modos se fue a su casa para orar a Dios.
Daniel acostumbraba orar tres veces al día, así que entró en su cuarto, abrió la ventana y, mirando hacia Jerusalén, se arrodilló y comenzó a orar.
11
Cuando los jefes principales vieron que Daniel estaba orando a Dios,
12
fueron y lo acusaron con el rey.
Le dijeron:
—Su Majestad ha ordenado que durante un mes nadie adore a ningún dios ni persona, que no sea usted.
El mes no ha terminado todavía, ¿no es cierto? Además, Su Majestad ha ordenado también que quien desobedezca sea echado a la cueva de los leones.
El rey respondió:
Así es, y las leyes de los medos y los persas nadie las puede cambiar.
13
Entonces dijeron:
Pues ese Daniel, que trajeron preso de la tierra de Judá, no obedece la ley de Su Majestad.
Al contrario, ¡tres veces al día se arrodilla para orar a su Dios!
14
Cuando el rey escuchó esto, se puso muy triste, y toda la noche estuvo pensando en cómo salvar a Daniel.
15
Al día siguiente, los jefes principales fueron a verlo y le dijeron:
—Su Majestad sabe bien que Daniel debe morir.
Cuando un rey de los medos y los persas firma una ley, nadie puede cambiarla.
16
Entonces el rey mandó traer a Daniel, para que lo echaran a la cueva de los leones.
Pero antes de que lo echaran, el rey le dijo: «Daniel, deseo que te salve el Dios a quiensiempre has adorado».
17
Enseguida echaron a Daniel a la cueva de los leones.
Luego taparon la cueva con una piedra muy grande, y el rey puso su sello en la entrada.
Lo mismo hicieron los jefes principales para que nadie se atreviera a sacar de allí a Daniel.
18
Después de eso, el rey se fue a su palacio, pero en toda la noche no comió nada.
Y aunque no podía dormir, tampoco quiso que le llevaran música.
19
En cuanto amaneció, el rey se levantó y fue enseguida a la cueva donde habían echado a Daniel.
20
Cuando estuvo cerca de la cueva, se puso muy triste y gritó:
—¡Daniel, tú siempre has adorado al Dios de la vida! ¿Pudo tu Dios salvarte de los leones?
21
Y Daniel le contestó:
—¡Deseo que Su Majestad viva muchos años!
22
Mi Dios envió a su ángel para cerrarles la boca a los leones, para que no me hicieran daño.
Mi Dios sabía que yo no he hecho nada malo, y que tampoco he traicionado a Su Majestad.
23
Al oír esto, el rey se puso muy contento y mandó que sacaran de la cueva a Daniel.
Una vez que lo sacaron, todos pudieron ver que los leones no le habían hecho ningún daño, porque él había confiado en su Dios.
24
Más tarde, el rey mandó que trajeran a quienes habían acusado a Daniel, y que los echaran a la cueva de los leones, junto con sus mujeres y sus hijos.
¡Y enseguida los leones los agarraron y les rompieron los huesos! ¡Antes de que tocaran el suelo, ya los habían despedazado!
25
Entonces el rey Darío escribió un mensaje para todas las naciones y los pueblos de su reino.
Ese mensaje decía:
«Con mis deseos de paz para todos,
26
ordeno a los habitantes de mi reino que adoren y obedezcan al Dios de Daniel.
Su Dios vive para siempre, y su reino nadie puede destruirlo.
Su poder será siempre el mismo.
27
El Dios de Daniel puede salvar y libertar, y hacer grandes maravillas en el cielo y en la tierra.
¡El Dios de Daniel pudo salvarlo de las garras de los leones
28
Y así Daniel siguió siendo una persona muy importante en el reinado de Darío, y también en el reinado de Ciro, rey de Persia.