Instrucciones acerca del divorcio

1
Acerca del divorcio, Moisés dijo:
«Si un hombre se casa, y más tarde encuentra en su esposa algo indecente, podrá divorciarse de ella.
Para hacerlo, deberá entregarle una carta de divorcio y la despedirá de su casa.
2
»Si esa mujer se casa después con otro hombre,
3
y el nuevo esposo también se divorcia de ella, o se muere,
4
el primer esposo no podrá volver a casarse con ella.
No podrá hacerlo porque la mujer ya tuvo relaciones sexuales con otro hombre.
Si llegaran a casarse de nuevo, Dios se enojaría.
No debemos contaminar con el pecado la tierra que Dios nos ha dado».


Otras instrucciones

5
Moisés también dijo:
«Ningún hombre estará obligado a ir a la guerra o a prestar servicio alguno, si se acaba de casar.
Al contrario, durante todo el primer año de su matrimonio tendrá derecho a quedarse en su casa, para disfrutarlo felizmente con su esposa.
6
»Si alguien les pide prestado algo, no le pidan su molino para garantizar el pago.
Si lo hacen, esa persona no tendrá con qué moler la harina para el pan, y podría pasar hambre.
7
»Cualquiera que se robe a otra persona para venderla o convertirla en esclava, será condenado a muerte.
No permitan que en su país se cometa esa maldad.
8
»Si alguno de ustedes llega a tener una infección en la piel, deberá presentarse ante los sacerdotes.
Ellos saben lo que debe hacerse en estos casos, así que ustedes deben seguir sus instrucciones.
9
Acuérdense de cómo se enfermó mi hermana María cuando veníamos de Egipto.
10-11
»Cuando presten dinero a alguien, no entren en su casa para tomar ustedes mismos la garantía de pago.
Quédense a la puerta, y esperen a que esa persona les entregue la garantía.
12-13
»Si la persona a quien le prestan es pobre, y lo único que puede dar como garantía es su capa, acéptenla pero no se queden con ella toda la noche.
Entréguenla a su dueño al anochecer, para que al dormir tenga con qué cubrirse.
Así el dueño les estará agradecido, y pedirá a Dios que les dé su bendición.
Y Dios verá que ustedes son buenos, y los bendecirá.
14-15
»Si le dan trabajo a una persona pobre, al terminar el día páguenle lo que sea justo.
La gente pobre, sea israelita o extranjera, trabaja para poder comer, así que necesita ese dinero.
Sigan estas instrucciones, pues si no lo hacen, esa gente se quejará ante Dios, y él los castigará a ustedes.
16
»Nadie debe ser castigado por un crimen que no haya cometido.
Ni los padres deben morir por los crímenes de sus hijos, ni los hijos deben morir por los crímenes de sus padres.
17
»No maltraten a los refugiados ni a los huérfanos.
»Si le prestan algo a una viuda, no le pidan la ropa como garantía de pago.
18
»Jamás olviden que también ustedes fueron esclavos en Egipto, y que su Dios los rescató.
Por eso les ordeno seguir estas instrucciones.
19-22
»Si al recoger la cosecha dejan olvidado en el campo algún manojo, no regresen por él.
Déjenlo allí para los pobres, los refugiados, los huérfanos y las viudas.
Y cuando corten sus aceitunas y cosechen sus uvas, harán lo mismo: no las cortarán todas, sino que dejarán algunas para ellos.
Jamás olviden que también ustedes fueron esclavos en Egipto;
por eso les ordeno que sigan todas estas instrucciones.
Si lo hacen, Dios los bendecirá en todo lo que hagan.