Nuevo pacto de Dios con Israel

1-3
Moisés terminó de dar a los israelitas todas las instrucciones del pacto que Dios había hecho con ellos en el monte Horeb.
Entonces Dios le ordenó que hiciera un nuevo pacto con ellos en el país de Moab.
Moisés los reunió y les dio las instrucciones del nuevo pacto.
Les dijo:
«Ustedes han sido testigos de las muchas maravillas que Dios hizo para castigar a los egipcios.
Ustedes vieron cómo trató al rey de Egipto, a sus oficiales y a todo el pueblo.
4
Hasta ahora Dios no ha permitido que ustedes entiendan por qué hizo todo eso.
5-6
Durante cuarenta años los ha guiado por el desierto, y nunca les ha faltado alimento.
En todo ese tiempo no se les han gastado los zapatos ni la ropa, y esto lo ha hecho para que ustedes se den cuenta de que él es su Dios.
7
»Cuando veníamos hacia esta región, el rey de Hesbón y el rey de Basán nos salieron al paso y nos atacaron.
Sin embargo, nosotros los derrotamos
8
y les quitamos su territorio, para dárselo a las tribus de Rubén y Gad, y a la media tribu de Manasés.
9
Por eso les pido que cumplan con todas las instrucciones de este pacto, y les irá bien en todo lo que hagan.
10
»Todo Israel se encuentra hoy reunido aquí, delante de Dios.
Aquí están los jefes de las tribus, los líderes, las autoridades, y hombres,
11
mujeres y niños.
También están aquí los extranjeros que les cortan la leña y les acarrean el agua.
12
Están aquí para hacer un juramento.
Van a comprometerse a cumplir con el pacto que hoy Dios hace con ustedes.
13
Dios se compromete hoy a ser nuestro Dios, tal como se lo prometió a nuestros antepasados Abraham, Isaac y Jacob, y nosotros nos comprometemos a ser su pueblo.
14-15
Pero este pacto no es solamente para nosotros.
Dios se compromete también con todos nuestros descendientes.


La adoración de dioses falsos

16
»Acuérdense de lo que vivimos en Egipto, y de cómo tuvimos que cruzar muchos países para llegar hasta aquí.
17
Esa gente adora dioses falsos, y nosotros vimos sus imágenes de madera, piedra, oro y plata, ¡ídolos que Dios aborrece!
18
Por eso les ruego que ninguno de ustedes, sea hombre o mujer, familia o tribu, deje a nuestro Dios para adorar a esos dioses falsos.
Quienes lo hagan serán como plantas venenosas, que sólo producen muerte.
19
»Se equivoca quien escuche las instrucciones de este pacto y crea que nada le sucederá si desobedece.
Esa persona será culpable de que Dios castigue a todo Israel,
20-21
pero Dios no la perdonará;
al contrario, hará que vengan sobre ella todas las maldiciones anunciadas en este libro, que sea separada de su tribu, y que muera hasta el último de sus descendientes.
¡Dios la castigará con furia!
22
»Los israelitas que nazcan después, y los extranjeros que vengan de países lejanos, verán los terribles castigos y enfermedades que Dios enviará sobre nuestro país.
23
Cuando miren nuestras tierras, no verán más que azufre, sal y tierra quemada.
No podremos cultivar nuestros terrenos, pues la tierra no producirá nada, ni siquiera hierba.
Será como ver la furiosa destrucción que Dios envió sobre Sodoma, Gomorra, Admá y Seboím.
24
»Todo el mundo preguntará: “¿Por qué Dios castigó así a este país? ¿Qué lo hizo enojarse tanto?”
25
Y no faltará quien responda: “Su Dios los libró de la esclavitud en Egipto, pero ellos no obedecieron las instrucciones del pacto que su Dios hizo con ellos.
26
Al contrario, adoraron a dioses falsos que ni siquiera conocían, y que nunca hicieron nada por ellos.
27
Por eso Dios se enojó con ellos y les envió todas las maldiciones anunciadas en este libro.
28
Fue tal su enojo, que los expulsó de su país y los envió a los países donde ahora viven”.
29
»Hay cosas que Dios mantiene en secreto, y que sólo él conoce, pero a nosotros nos ha dado todos estos mandamientos, para que nosotros y nuestros descendientes los obedezcamos siempre».