Dios cuidará de su pueblo

1
Moisés continuó diciendo:
«Tengan cuidado de cumplir con todos los mandamientos que en este día les doy, para que puedan vivir en la tierra que Dios había prometido a sus antepasados.
Si los cumplen, serán los dueños de esa tierra y tendrán muchos hijos.
2
»No se olviden jamás de lo que han vivido desde que salieron de Egipto hasta llegar a este lugar.
Durante estos cuarenta años Dios los ha hecho sufrir, para saber si ustedes son sinceros y desean obedecerlo.
3
Los ha hecho pasar hambre, pero les ha dado a comer pan del cielo, un alimento que ni ustedes ni sus antepasados conocieron.
Con esto Dios quiso enseñarles que, aunque les falte el alimento, pueden confiar en sus promesas y en su palabra, y tener vida.
4
Durante cuarenta años han estado caminando;
sin embargo, jamás sus ropas se envejecieron ni sus pies se hincharon.
5
»Si Dios los disciplinó, reconozcan que lo hizo porque los ama, como un padre a su hijo.
6
Por lo tanto, trátenlo con respeto y obedezcan todos sus mandamientos.
7
»Miren que Dios les está dando una tierra excelente, llena de arroyos, fuentes y manantiales que brotan de los valles y las montañas.
8
Esa tierra produce trigo, cebada, higos, uvas, granados y aceitunas, y hay también mucho aceite y mucha miel.
9
Allí nunca les faltará de comer, ni nada que puedan necesitar.
De sus montañas sacarán cobre, y de sus piedras sacarán hierro.
10
Pero una vez que hayan comido y queden satisfechos, no se olviden de dar gracias a Dios por tan excelente tierra.


No se olviden de su Dios

11
»No se olviden de su Dios.
Obedezcan todos sus mandamientos que en este día les doy.
12-14
Es fácil olvidarse de Dios cuando todo marcha bien, cuando uno está lleno y tiene de comer, cuando tiene una buena casa y mucho ganado, oro y plata.
Cuando la gente tiene más y más, se vuelve orgullosa y se olvida de Dios.
Por eso, ¡tengan cuidado! No se olviden de que Dios los sacó de Egipto, donde eran esclavos,
15
y que los guió por un grande y terrible desierto, lleno de serpientes venenosas y de escorpiones, y que nada les pasó.
No olviden cómo sacó agua de una roca, cuando se morían de sed y no tenían nada que beber.
16
No olviden tampoco que en pleno desierto les dio de comer pan del cielo, un alimento que sus antepasados no conocieron.
»Tengan presente que Dios les envió todas esas pruebas para bien de ustedes.
17
Si olvidan esto, tal vez lleguen a pensar que todo lo que tienen y disfrutan lo han conseguido con su propio esfuerzo.
18
Más bien, deben recordar que fue Dios quien les dio todo eso, y que lo hizo para cumplir su promesa a nuestros antepasados.
19
»Yo les aseguro que si ustedes se olvidan de Dios, morirán.
20
Si son desobedientes, Dios los destruirá, así como va a destruir a los pueblos que ustedes enfrenten».