1
No hay quien pueda compararse al sabio, ni quien sepa todas las respuestas.
El que es sabio siempre se ve sonriente y amable.


La obediencia al rey

2
Yo creo que debemos obedecer al rey, si así lo hemos jurado ante Dios.
3-4
La autoridad del rey no se discute.
Nadie puede pedirle cuentas.
El rey puede hacer lo que quiera.
Por eso no hay que salir de su presencia sin su permiso, ni tampoco insistir en hacer lo malo.
5
Quien obedece sus órdenes no sufre ningún daño, y quien es inteligente sabe cuándo y cómo debe obedecerlas.
6-7
Lo cierto es que todo tiene su cómo y su cuándo;
nuestro gran problema es que no sabemos cuándo y cómo van a pasar las cosas, ni hay tampoco nadie que nos lo pueda decir.
8
Nadie tiene tanto poder como para evitar la muerte y vivir para siempre.
De la batalla entre la vida y la muerte nadie se libra, ni siquiera los malvados.


La vida es difícil de entender

9
Me he dedicado a tratar de entender todo lo que se hace en esta vida, y he visto casos en que unos dominan a otros, pero que al final todos salen perjudicados.
10
También he visto que sepultan con honores a gente malvada, y que a la gente buena ni en su propio pueblo la recuerdan.
¡Y esto tampoco tiene sentido!
11
Cuando el malvado no es castigado de inmediato, la gente piensa que puede seguir haciendo lo malo.
12-13
Tal vez haya gente malvada que peque y vuelva a pecar, y viva muchos años, pero yo sé que no les irá bien ni vivirán mucho tiempo.
Pasarán por la vida como una sombra, porque no respetan a Dios.
En cambio, a quienes aman y obedecen a Dios les irá mejor.
14
En este mundo pasan cosas que no tienen sentido;
a la gente buena le va como si fuera mala, y a la gente mala le va como si fuera buena.
¡Yo digo que esto no tiene sentido!
15
Por eso digo: «¡A pasarla bien!» En esta vida que Dios nos ha dado, lo mejor que podemos hacer es comer, beber y divertirnos.
Eso es lo único que nos queda después de mucho trabajar.
16
Tanto me dediqué a observar todo lo que se hace en este mundo, y a tratar de entender lo que es la sabiduría, que ni de noche ni de día podía dormir.
17
Fue así como vi todo lo que Dios ha hecho en este mundo, y que es algo que jamás podremos comprender.
Aunque tratemos de hallarle algún sentido, no se lo encontraremos;
y aunque haya algún sabio que crea entenderlo, en realidad no podrá comprender.