La fiesta de los panes sin levadura

1
Dios le dijo a Moisés:
2
«El primer hijo de todo matrimonio israelita será para mí.
También serán paratodas las primeras crías de los animales israelitas».
3
Entonces Moisés les dijo a los israelitas:
«Nunca olviden este día.
Con su gran poder, nuestro Dios nos ha sacado de Egipto, donde éramos esclavos.
De ahora en adelante, ninguno de ustedes deberá comer en este día pan con levadura.
4-5
Dios les prometió a sus antepasados que les daría el país de Canaán, donde ahora viven otros pueblos.
¡Es un país tan rico que siempre hay abundancia de alimentos!
»Éste es el primer mes del año.
Cuando Dios les haya entregado la tierra prometida y ustedes ya vivan allí, en este mismo mes celebrarán, todos los años, la fiesta de los panes sin levadura.
6-7
Durante siete días comerán pan sin levadura, y en el séptimo día harán una fiesta en honor de nuestro Dios.
En esos días, nadie que viva en el país deberá tener en su casa levadura o pan con levadura.
8
»En el séptimo día, les dirán a sus hijos: “Esta fiesta la celebramos para recordar lo que Dios hizo por nosotros cuando nos sacó de Egipto.
9
Esta fiesta será para ustedes como una marca en la mano o en la frente.
Les hará recordar que Dios, con su gran poder, nos sacó de Egipto.
Por eso, nunca deben olvidarse de sus mandamientos.
10
Recuerden que todos los años deberán celebrar esta fiesta en la fecha señalada”.
11
»Cuando Dios les haya entregado el territorio de Canaán, que es el país que les prometió a sus antepasados,
12
ustedes deberán entregarle el primer hijo varón que tengan y el primer macho de sus animales, pues ambos le pertenecen a Dios.
13
En lugar de dar como sacrificio el primer macho de los burros podrán dar en su lugar como ofrenda un cordero.
Lo mismo harán ustedes con sus hijos mayores.
14
»Cuando sus hijos les pregunten por qué hacen esos sacrificios, ustedes les dirán: “Con su gran poder, nuestro Dios nos sacó de Egipto, donde éramos esclavos.
15
El rey de ese país se había puesto terco y no nos dejaba salir.
Entonces Dios castigó a los egipcios quitándoles la vida a todos sus hijos mayores, y también a las primeras crías de sus animales.
Por eso nosotros sacrificamos en su honor el primer macho de nuestros animales, y en lugar de nuestro hijo mayor le damos una ofrenda.
16
Este sacrificio debe ser para ustedes como una marca en el brazo o en la frente, para que recuerden que Dios nos sacó de Egipto con su gran poder”».


Dios guía a los israelitas en su viaje

17
Cuando el rey de Egipto dejó que los israelitas se fueran de su país, Dios mismo les enseñó el camino que debían seguir.
No los llevó por la región donde vivían los filisteos, aunque era el camino más corto.
Y es que Dios pensó que si los filisteos atacaban a los israelitas, éstos podrían asustarse y regresar a Egipto.
18
Por eso Dios hizo que los israelitas rodearan el camino del desierto que lleva al Mar de los Juncos.
Así salieron de Egipto,
19
y Moisés les ordenó llevar con ellos los huesos de José, pues antes de morir, él les había dicho a sus hermanos: «Estoy seguro de que Dios vendrá a ayudarlos;
cuando eso pase, llévense de aquí mis huesos».
20
Los israelitas empezaron su viaje en el pueblo de Sucot, y llegaron a Etam, donde comienza el desierto.
Allí acamparon.
21-22
En ningún momento Dios los dejó solos.
De día los guiaba mediante una nube en forma de columna, y de noche les alumbraba el camino con una columna de fuego.