Contra Tiro

1-2
Habían pasado once años desde que llegamos presos a Babilonia, y el día primero del mes de Adar, Dios me dijo:
«Ezequiel, hombre mortal, la ciudad de Tiro se burla de Jerusalén y dice:
“¡La gran ciudad,
centro del comercio mundial,
ha quedado en ruinas!
¡Ahora me toca a mí
hacerme rica como ella!”
3
»Por eso yo, el Dios de Israel, afirmo:
Ciudad de Tiro, yo me pondré en contra tuya.
Haré que se levanten contra ti muchas naciones, como se levantan las olas en el mar.
4
Esas naciones derribarán tus murallas y echarán abajo tus torres;
de la ciudad no quedarán más que piedras.
5-6
Te saquearán por completo.
Tus playas no servirán más que para poner las redes a secar, y en tus ciudades en tierra firme la gente morirá atravesada por la espada.
Entonces reconocerán que yo soy el Dios de Israel.
Les juro que así será.
7
Ciudad de Tiro, voy a traer del norte al rey Nabucodonosor, para que te ataque.
Nabucodonosor es rey de Babilonia;
es el rey más poderoso que existe.
Vendrá con un ejército grande y poderoso,
8
y matará a la gente de tus ciudades en tierra firme.
Para conquistarte, lanzará sus ejércitos contra ti.
Construirá rampas y hará escaleras,
9
y traerá máquinas para derribar la muralla y las torres de la ciudad.
10
”El rey de Babilonia entrará por los portones de tu ciudad, como todo un conquistador.
Sus caballos levantarán tanto polvo que ni respirar podrás, y harán tanto ruido al andar que las murallas se sacudirán.
11
¡Tus calles quedarán totalmente pisoteadas!
Nabucodonosor matará a todo tu pueblo, y derribará tus gruesas columnas.
12
Sus soldados se adueñarán de todas tus riquezas y mercancías, derribarán tus murallas y tus hermosos palacios, y luego echarán al mar todos los escombros.
13
Así es como pondré fin a tus fiestas y celebraciones.
14
Ciudad de Tiro, vas a quedar completamente desierta, como una roca donde se ponen las redes a secar, y nadie volverá a edificarte.
Yo, el Dios de Israel, he dado mi palabra y la cumpliré.
15
Además, ciudad de Tiro, quiero decirte que será tan fuerte el ruido de tu caída, y tan agudos los gritos de dolor de quienes queden con vida, que los países cercanos al mar temblarán de miedo.
16
Todos sus reyes bajarán de sus tronos, se quitarán sus ropas reales, y llenos de miedo se sentarán en el suelo.
Cuando vean lo que va a pasar contigo, se espantarán tanto que no dejarán de temblar.
17
Entonces te dedicarán este canto fúnebre:
Ciudad de Tiro, antes tan conocida,
tan poderosa en el mar
y tan temida por todos,
¡cómo has quedado destruida!
18
Tu caída hace que tiemblen
los países a la orilla del mar;
los que viven en las islas
están llenos de miedo.
19
”Pon atención a lo que te digo.
Ciudad de Tiro, quedarás hecha un basurero.
Serás como una ciudad fantasma, donde nadie vivirá.
Yo haré que te hundas en las profundidades del mar.
20
Te hundirás en lo más profundo de la tierra.
Allí, en ese mundo de ruinas, te harán compañía los que murieron hace tiempo.
Jamás volverás a ser reconstruida.
Nadie volverá a vivir en ti.
21
Cuando la gente te busque, no volverá a encontrarte.
Yo te convertiré en un lugar espantoso, y así dejarás de existir.
Te juro que así será”».