El rey de Egipto es comparado a un árbol

1
Habían pasado once años desde que llegamos presos a Babilonia.
El día primero del mes de Siván, Dios me dijo:
2
«Ezequiel, hombre mortal, diles de mi parte al rey de Egipto y a toda su gente:
“¡Tu grandeza es incomparable!
3
Pareces un cedro del Líbano,
cubierto de abundantes ramas.
¡Con ellas tocas el cielo!
4
La lluvia y el agua del suelo
te han hecho crecer;
los ríos que te rodean
te riegan con sus corrientes,
como a los árboles del bosque.
5
Eres el árbol más alto;
con ramas altas y abundantes,
pues tienes agua en abundancia.
6
A ti vienen todas las naciones
en busca de protección;
se parecen a los pájaros:
hacen nidos en tus ramas;
son como los animales salvajes:
buscan la protección de tu sombra.
7
”¡Tu grandeza es impresionante!
Eres como un árbol
de grandes ramas y profundas raíces,
regado con agua abundante.
8
No hay en todo el paraíso
un solo cedro igual a ti.
Tampoco hay un solo pino
con ramas como las tuyas,
ni un castaño con tantas hojas.
¡No hay en todo el paraíso
un solo árbol tan hermoso como tú!
9
Todos los árboles de mi jardín
te ven y sienten envidia,
porque yo te hice muy hermoso
y te di abundantes ramas.
10
”Yo soy el Dios de Israel, y quiero que sepas una cosa: Has llegado a ser como un árbol muy alto.
Con la punta de tus ramas puedes tocar el cielo.
Por eso te has llenado de orgullo.
11
Por eso también te he rechazado.
Voy a dejarte caer bajo el poder de otro rey, que te castigará como merece tu maldad.
12
Gente de naciones violentas te echará abajo y te dejará abandonado.
Tus ramas caerán por los valles, las montañas y los ríos del país.
Todos los pueblos que buscaban la protección de tu sombra huirán y te dejarán abandonado.
13
Cuando caigas, las aves del cielo harán su nido en tu tronco, y los animales salvajes pisotearán tus ramas.
14
”De ahora en adelante, ningún árbol crecerá tan alto ni volverá a tocar el cielo con sus ramas.
Aunque esté bien regado y crezca junto a muchos ríos, al final caerá a lo más profundo de la tierra.
¡Morirá como mueren todos!
15-16
”Yo soy el Dios de Israel, y quiero que sepas una cosa: El día que mueras y caigas hasta el fondo de la tumba, haré que el mar profundo se quede seco, y que los ríos y los arroyos dejen de correr.
¡Todos los árboles del campo, y hasta las montañas del Líbano se marchitarán de tristeza!
Cuando llegue ese día, será tan fuerte tu caída que, al oír el ruido, las naciones temblarán de miedo.
Allí, en lo más profundo de la tierra, los árboles de mi jardín lanzarán un suspiro de alivio, lo mismo que los árboles más bellos de los bosques del Líbano.
17
Y todos tus aliados, los que buscaron tu protección, morirán y bajarán contigo a la tumba, como los que mueren en batalla.
18
”No había en todo el paraíso un solo árbol que pudiera compararse contigo.
No había nadie que tuviera tu grandeza y hermosura.
Sin embargo, caerás a lo más profundo de la tierra, junto con los demás árboles de mi jardín.
Allí quedarás tendido.
¡Morirás como mueren en batalla los que no creen en mí!
”En este ejemplo, tú, rey de Egipto, eres el árbol, junto con todo tu pueblo.
Te juro que así es”».