La destrucción de Jerusalén

1
»Ezequiel, toma un molde de barro fresco y dibuja en él la ciudad de Jerusalén.
2
Dibuja también un ejército a su alrededor, dispuesto a conquistarla con escaleras y máquinas para derribar murallas.
Dibuja además una rampa, para que los soldados puedan subir a la muralla.
3
»Después de eso coloca una lámina de hierro entre la ciudad y tú, como si la lámina fuera una muralla, y haz como si estuvieras por atacarla.
Esto será una señal para los israelitas.
4
»Luego te acostarás sobre tu lado izquierdo, para representar el castigo que la gente de Israel va a recibir por sus pecados.
5
Quédate así durante trescientos noventa días, que son los trescientos noventa años que ellos pecaron.
6
»Pasado ese tiempo, te acostarás sobre tu lado derecho, para representar el castigo que va a recibir la gente de Judá.
Te quedarás así durante cuarenta días, que son los cuarenta años que ellos pecaron.
7-8
»Yo te ataré con cuerdas, para que no puedas moverte ni a un lado ni a otro, hasta que se complete todo este tiempo de sufrimiento.
Cuando cumplas con esto, te volverás hacia Jerusalén y extenderás la mano, como amenazando a la ciudad, y le advertirás a todos que ella será destruida.
9
»Durante los trescientos noventa días que estarás acostado sobre tu lado izquierdo, comerás de la siguiente manera: En un recipiente mezclarás trigo, cebada, habas, lentejas, mijo y avena para hacer una masa.
10-12
Encenderás un fuego con estiércol humano en vez de leña, y delante de todos prepararás un pan con la masa.
Todos los días, a la misma hora, comerás un cuarto de kilo de ese pan, y beberás medio litro de agua».
13
Para terminar, Dios me dijo: «Cuando yo disperse a los israelitas por todo el mundo, ésta es la clase de comida contaminada que tendrán que comer».
14
Yo protesté, y le dije:
Dios mío, yo nunca he comido nada contaminado, pues tú me rechazarías.
Nunca he comido la carne de los animales impuros que nos has prohibido comer.
¡Ni siquiera cuando era niño lo hice!
15
Pero Dios me contestó:
Está bien.
En vez de encender el fuego con estiércol humano usa estiércol de vaca.
16
Pronto verás que habrá muy poca comida en Jerusalén.
Tú y los demás tendrán que conformarse con sólo un poco de pan y un poco de agua.
Aun así, comerán y beberán esto con mucho miedo y angustia,
17
pues les angustiará ver cómo se les acaban el pan y el agua;
les llenará de espanto ver a sus hermanos morirse poco a poco.
Y todo esto les pasará por causa de sus pecados.