Dios castigará a Jerusalén

1
Entonces escuché que Dios gritaba con fuerza: «Ustedes, los que tienen que castigar a Jerusalén, ¡tomen sus armas destructoras y vengan a destruirla
2
Por la entrada del norte del templo llegaron seis hombres.
Los vi llegar con sus armas y pararse junto al altar de bronce.
Entre ellos había un hombre con ropa de lino.
Por los utensilios que llevaba a la cintura, se veía que era un escritor.
3
En ese momento el gran esplendor de Dios, que hasta entonces había estado sobre los seres de apariencia extraña, se elevó de allí y fue a detenerse a la entrada del templo.
Dios llamó al escritor
4
y le dio la siguiente orden:
«Ve a recorrer la ciudad de Jerusalén, y pon una marca en la frente de todos los que realmente estén tristes por las acciones tan repugnantes que se cometen en la ciudad».
5-7
A los otros hombres les ordenó:
«Ustedes, sigan al escritor y maten sin ninguna compasión a cualquiera que no tenga la marca en la frente.
No se fijen en la edad ni en el sexo.
Comiencen aquí, en el templo, y llenen sus patios de cadáveres, ¡no importa que quede sucio y no sirva más para el culto
Aquellos hombres lo hicieron así, y comenzaron a matar gente por toda la ciudad.
Primero mataron a los jefes de los israelitas, que estaban frente al templo.
8
Mientras mataban a la gente, yo me quedé solo.
Entonces me arrodillé hasta tocar el suelo con mi frente, y grité:
—¡Ay, Dios nuestro! ¿Tan enojado estás contra Jerusalén, que vas a acabar con los israelitas que aún quedan vivos?
9
Y Dios me respondió:
—La gente de Israel y de Judá ha pecado mucho.
Ellos creen que yo los he abandonado, y que por eso no me fijo en lo que hacen.
Han manchado todo el país con la sangre de sus crímenes;
han llenado toda la ciudad con sus injusticias.
10
Por eso voy a llamarlos a cuentas;
voy a castigarlos sin ninguna compasión.
11
Después de todo esto, el escritor volvió y le informó a Dios: «Ya he cumplido tus órdenes».