Dios llama a Abram

1
Dios le dijo a Abram:
«Deja a tu pueblo y a tus familiares, y vete al lugar que te voy a mostrar.
2
Con tus descendientes formaré una gran nación.
Voy a bendecirte y hacerte famoso, y serás de bendición para otros.
3
Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan.
¡Gracias a ti, bendeciré a todas las naciones del mundo
4-5
Abram obedeció a Dios y salió de Harán, y no se detuvo hasta llegar a la región de Canaán.
Se llevó a su esposa Sarai, a su sobrino Lot, a los esclavos que había comprado en Harán, y todo lo que tenía.
En ese entonces Abram tenía setenta y cinco años.
6
En aquel tiempo, los cananeos todavía ocupaban la región de Canaán.
Abram recorrió toda esa región, y llegó a Siquem, donde está el árbol de Moré.
7
Allí Dios se le apareció y le dijo: «Toda esta región se la daré a tus descendientes».
Como Dios se le apareció allí, Abram le construyó un altar.
8
Luego siguió su camino hacia la zona montañosa que está al este de Betel.
Cuando llegó allí, armó su tienda de campaña.
La ciudad de Ai estaba al este, y la ciudad de Betel, al oeste.
Allí también construyó un altar para adorar a Dios.
9
Luego Abram se fue de allí, avanzando poco a poco, en dirección al desierto del sur.


Abram llega a Egipto

10
En aquel tiempo llegó a faltar comida en toda la región de Canaán.
Era tan grave la falta de alimentos que Abram se fue a vivir a Egipto, porque alláhabía alimentos.
11
Cuando ya estaban cerca de Egipto, Abram le dijo a Sarai:
«¡No hay duda de que eres muy hermosa!
12
Cuando los egipcios te vean, y sepan que eres mi esposa, a mí me matarán y a ti te dejarán con vida.
13
Por eso, cuando te pregunten, diles que eres mi hermana.
Así me tratarán bien, y mi vida no correrá peligro».
14
Tan pronto como Abram llegó a Egipto, los egipcios vieron que Sarai era muy hermosa.
15
Entonces los asistentes del rey fueron a contarle lo hermosa que era.
Enseguida el rey ordenó que Sarai fuera llevada a su palacio.
16
Para quedar bien con Abram, el rey le regaló ovejas, vacas, burros, burras, sirvientes, sirvientas y camellos.
17
Todo esto no le agradó a Dios, y por eso mandó graves enfermedades sobre el rey y su familia.
18
De inmediato, el rey mandó llamar a Abram, y le dijo:
«¡Mira lo que me has hecho! ¿Por qué no me dijiste que era tu esposa?
19
¿Por qué dijiste que era tu hermana? ¡Imagínate si la hubiera tomado por esposa! ¡Anda, toma a tu mujer, y lárgate de aquí
20
Enseguida el rey dio órdenes a sus soldados de que sacaran a Abram de Egipto.
Y ellos lo expulsaron junto con su esposa y todo lo que tenía.