La copa de plata de José

1-2
Más tarde, José le ordenó al mayordomo de su casa que llenara los sacos de sus hermanos con todos los alimentos que cupieran en ellos, y que en cada uno de los sacos pusiera el dinero que habían pagado por el trigo.
También le ordenó que en el saco del más joven pusiera, además del dinero, su copa de plata.
El mayordomo lo hizo así,
3
y al amanecer los hermanos de José tomaron sus burros y se pusieron en marcha.
4
No habían avanzado mucho cuando José le dijo a su mayordomo:
«Vete enseguida tras esos hombres, y cuando los alcances diles: “¿Por qué le han pagado mal a mi señor?
5
¡Esta copa es la que mi señor usa para beber, y también para adivinar el futuro! ¡Realmente se han portado muy mal con él!”»
6
Cuando el mayordomo los alcanzó, les repitió todo esto, palabra por palabra.
7
Pero ellos le respondieron:
—¿Por qué nos dice usted todo eso? ¡Nosotros jamás haríamos algo así!
8
A usted le consta que desde nuestra tierra trajimos de vuelta el dinero que encontramos en nuestros sacos.
¿Por qué habríamos de robar el oro y la plata de su señor?
9
Si esa copa de plata se encuentra en poder de alguno de nosotros, que se le condene a muerte;
y además todos nosotros nos haremos sus esclavos.
10
El mayordomo respondió:
—De acuerdo.
Que sea como ustedes quieran.
Pero sólo quien tenga la copa será mi esclavo;
a los demás no se les acusará de nada.
11
Rápidamente, todos ellos bajaron sus sacos y los abrieron.
12
Entonces el mayordomo comenzó a registrar cada saco, comenzando por el del mayor y acabando por el del más joven, ¡y resultó que la copa se encontró en el saco de Benjamín!
13
Cuando los hermanos de José vieron esto, se llenaron de miedo y tristeza;
luego volvieron a cargar sus burros y regresaron a la ciudad.
14
Cuando llegaron, José todavía estaba en su casa.
Judá y sus hermanos se arrojaron a sus pies,
15
pero él les dijo:
—¿Por qué me han hecho esto? ¿No sabían que soy adivino?
16
Judá respondió:
—¿Y qué podemos decirle a usted, mi señor? No podemos demostrar que somos inocentes.
Dios nos ha encontrado culpables, y ahora todos somos esclavos de usted, junto con el que tenía la copa en su poder.
17
José les respondió:
—¡Yo jamás haría tal cosa! Sólo será mi esclavo el que tenía la copa.
Los demás pueden volver tranquilos a la casa de su padre.
18
Pero Judá se acercó a José y le dijo:
—Mi señor, yo sé que hablar con usted es como hablar con el rey mismo.
Pero yo le ruego que no se enoje conmigo y me permita decirle una sola cosa.
19
Usted nos preguntó si todavía teníamos a nuestro padre, o algún otro hermano.
20
Nosotros le respondimos que nuestro padre ya era anciano, que había tenido dos hijos con su esposa Raquel.
Uno de ellos murió y sólo queda el más joven, que nació cuando él ya era viejo.
Por eso nuestro padre lo quiere mucho.
21
Usted nos pidió que lo trajéramos para conocerlo.
22
Nosotros le aclaramos que nuestro padre podría morirse de tristeza si el muchacho lo dejaba solo.
23
Con todo, usted nos dijo que volvería a recibirnos sólo si regresábamos con nuestro hermano.
24
»Cuando volvimos a la casa de nuestro padre, le contamos todo lo que usted nos dijo,
25
así que cuando nuestro padre nos pidió que volviéramos acá para comprar más trigo,
26
nosotros le dijimos: “Iremos solamente si nuestro hermano menor nos acompaña.
Si él no viene con nosotros, el gobernador de Egipto no volverá a recibirnos”.
27
»Nuestro padre nos dijo: “Ustedes bien saben que mi esposa Raquel me dio dos hijos.
28
Uno de ellos se marchó, y jamás he vuelto a verlo.
Me imagino que alguna fiera se lo habrá comido.
29
Si también me quitan a este hijo mío, y algo malo llega a pasarle, viviré triste por el resto de mis días”.
30-31
»Como puede ver usted, si yo regreso a la casa de mi padre sin mi hermano, seguramente mi padre morirá.
Tan apegado está a este muchacho que su vida depende de que él viva.
Así que, si nuestro padre se muere de tristeza, nosotros tendremos la culpa.
32
Yo mismo me hice responsable ante mi padre de que a su hijo nada le pasaría.
Hasta le dije: “Padre mío, si no te devuelvo a tu hijo, toda mi vida cargaré ante ti con esa culpa”.
33
»Yo le ruego a usted que me acepte como su esclavo, y que le permita al muchacho volver con sus hermanos.
Yo me quedaré en su lugar.
34
¿Cómo podría yo volver a la casa de mi padre, si mi hermano no vuelve conmigo? ¡No, yo no podría ver la desgracia que caería sobre mi padre!