El origen de los gigantes

1
Los hombres y las mujeres se fueron haciendo cada vez más numerosos sobre la tierra, y tuvieron hijas.
2
Cuando los hijos de Dios vieron que las mujeres de este mundo eran muy bonitas, eligieron a las más hermosas y se casaron con ellas.
3
Pero Dios dijo: «No permitiré que los seres humanos vivan para siempre.
¡No van a pasar de los ciento veinte años
4
Los hijos de Dios tuvieron hijos con las mujeres de este mundo, que fueron los gigantes de los tiempos antiguos.
Éstos llegaron a ser guerreros muy fuertes y famosos.


Dios se enoja con la gente

5
En este mundo, la maldad de hombres y mujeres iba en aumento.
Siempre estaban pensando en hacer lo malo, y sólo lo malo.
Cuando Dios vio tanta maldad en ellos,
6
se puso muy triste de haberlos hecho, y lamentó haberlos puesto en la tierra.
7
Por eso dijo: «¡Voy a borrar de este mundo a la humanidad que he creado! ¡Voy a acabar con toda la gente y con todos los animales! ¡Estoy muy triste de haberlos hecho
8
Sin embargo, Dios se fijó en Noé y le gustó su buena conducta.


Noé construye una casa flotante

9
Noé siempre obedeció a Dios.
Entre la gente de su tiempo no había nadie más bueno ni honrado que él.
10
Noé tuvo tres hijos, que fueron Sem, Cam y Jafet.
11-12
Dios se dio cuenta de que los habitantes de la tierra eran rebeldes y violentos.
13
Por eso le dijo a Noé:
«Voy a acabar con todos los seres vivientes de este mundo, y dejaré la tierra inhabitable porque está llena de violencia.
14
Así que toma madera y hazte una casa flotante.
Úntala con brea por dentro y por fuera, y constrúyele varios cuartos.
15-16
La casa debe ser de tres pisos, y medir ciento treinta y cinco metros de largo, veintidós metros de ancho y trece metros de alto.
Hazle un techo y una puerta en el costado, y también ventanas a medio metro del techo.
17
Yo voy a enviar sobre la tierra una lluvia tan fuerte que acabará con todo lo que tenga vida en este mundo.
¡No quedará nada con vida!
18
»Sin embargo, voy a hacer un trato contigo.
Tú, tus hijos, tu esposa y tus nueras entrarán en la casa flotante,
19-20
y también un macho y una hembra de toda clase de aves, reptiles y animales domésticos y salvajes.
Los meterás contigo, para que no mueran.
21
Toma toda clase de alimentos y guárdalos en la bodega, para que todos tengan qué comer».
22
Y Noé siguió con cuidado todas las instrucciones que Dios le dio.