El rey de Asiria invade Judá (2 R 18.13-37; 2 Cr 32.1-19)

1
Ezequías tenía ya catorce años gobernando, cuando el nuevo rey de Asiria, llamado Senaquerib, atacó todas las ciudades fortificadas de Judá y las conquistó.
2
Senaquerib envió desde Laquis a uno de sus oficiales de confianza al frente de un poderoso ejército para que hablara con Ezequías en Jerusalén.
Cuando llegaron, acamparon junto al canal del estanque de Siloé, por el camino que va a los talleres de los teñidores de telas.
3
Eliaquim, encargado del palacio del rey Ezequías, y Sebná y Joah, sus dos secretarios, salieron a recibirlo.
4
Entonces el oficial asirio les dio este mensaje para Ezequías:
«El gran rey de Asiria quiere saber por qué te sientes tan seguro de ganarle.
5
Para triunfar en la guerra no bastan las palabras;
hace falta un buen ejército y un buen plan de ataque.
¿En quién confías, que te atreves a luchar contra el rey de Asiria?
6
¿Acaso confías en Egipto? Ese país y su rey son como una caña astillada que se romperá si te apoyas en ella, y te herirá.
7
Y si me dices que confías en tu Dios, entonces por qué has quitado todos los altares y ordenaste que tu pueblo lo adore solamente en Jerusalén.
8
»Tú no tienes con qué atacarme.
Es más, si ahora mismo me muestras a dos jinetes yo te doy los caballos.
9
Y si estás esperando a los egipcios, déjame decirte que los caballos y carros de combate de Egipto no harán temblar ni al más insignificante de mis soldados.
10
Además, hemos venido a destruir este país, porque Dios nos ordenó hacerlo».
11
Eliaquim, Sebná y Joah le dijeron al oficial asirio:
—Por favor, no nos hable usted en hebreo.
Háblenos en arameo, porque todos los que están en la muralla de la ciudad nos están escuchando.
12
El oficial asirio les respondió:
—El rey de Asiria me envió a hablarles a ellos y no a ustedes ni a Ezequías, porque ellos, lo mismo que ustedes, se van a quedar sin comida y sin agua.
Será tanta el hambre y la sed que tendrán, que hasta se comerán su propio excremento y beberán sus propios orines.
13
Después el oficial asirio se puso de pie y gritó muy fuerte en hebreo:
«Escuchen lo que dice el gran rey de Asiria:
14
“No se dejen engañar por Ezequías, porque él no puede salvarlos de mi poder.
15
Si les dice que confíen en Dios porque él los va a salvar,
16
no le crean.
Hagan las paces conmigo y ríndanse.
Entonces podrán comer las uvas de su propio viñedo, los higos de sus árboles y beber su propia agua.
17
Después los llevaré a un país parecido al de ustedes, donde hay trigo, viñedos, olivos y miel.
18-20
No escuchen a Ezequías, pues él los engaña al decirles que Dios los va a salvar.
A otras naciones, sus dioses no pudieron salvarlas de mi poder.
Ni los dioses de Hamat, Arpad y Sefarvaim, pudieron salvar a Samaria de mi poder;
¿cómo esperan que el Dios de ustedes pueda salvar a Jerusalén?”»
21
La gente se quedó callada, porque el rey les había ordenado no contestar.
22
Después Eliaquim, Sebná y Joah rompieron su ropa en señal de angustia, y fueron a contarle al rey Ezequías lo que había dicho el oficial asirio.