Dios cumple su palabra

1
Isaías dijo:
«Escuchen esto, israelitas,
descendientes de Jacob;
escuchen esto, ustedes,
los que pertenecen a la tribu de Judá:
Ustedes juran y oran
en el nombre del Dios de Israel,
pero no lo hacen como es debido.
2
Ustedes están muy orgullosos
de vivir en la santa ciudad de Jerusalén,
y de ser protegidos por el Dios de Israel,
cuyo nombre es Dios todopoderoso».
3
Sin embargo, Dios declara:
«Yo di a conocer los hechos del pasado
antes de que sucedieran;
y tal como lo había anunciado
estos hechos se cumplieron.
4
Como yo sabía que ustedes
tienen la cabeza más dura
que el hierro y el bronce,
5
les anuncié todo esto
desde mucho antes;
así no podrían decir
que eso lo hizo un falso dios.
6
Si ustedes se fijan bien,
reconocerán que todo esto es cierto.


Dios anuncia cosas nuevas

»Ahora les voy a anunciar
cosas nuevas y ocultas,
que ustedes no conocían.
7
Hoy voy a crear algo nuevo,
algo que antes no existía.
Ustedes, hasta hoy,
no habían oído hablar de ellas:
así que no podrán decir
que ya las sabían.
8
Ustedes no habían oído
ni conocido nada de esto,
porque yo bien sabía
que ustedes son infieles
y que siempre han sido rebeldes.
9
»Yo he tenido paciencia con ustedes.
Por respeto a mí mismo,
controlé mis deseos de destruirlos.
10
Yo los limpié de su maldad
por medio del sufrimiento,
y no lo hice por dinero.
11
Lo hice por respeto a mí mismo
y para salvar mi honor.
Porque mi nombre
debe ser siempre respetado.
Yo nunca permitiré
que adoren a otros dioses,
porque sólo a mí deben adorar».


Dios salvará a su pueblo

12
Dios dijo:
«Pueblo de Israel, yo te he llamado.
Yo soy el único Dios,
el primero y el último.
13
Con mi poder hice el cielo y la tierra:
con sólo pronunciar sus nombres,
comenzaron a existir.
14
Por lo tanto, israelitas,
reúnanse ahora todos ustedes,
y escúchenme:
»Yo elegí a Ciro, el rey de Persia,
y él hará con Babilonia
todo lo que he decidido.
Nadie antes anunció
todo esto de antemano.
15
Fui yo quien lo dijo;
fui yo quien hizo venir a Ciro,
y quien siempre le dará la victoria.
16
»Acérquense a mí y escuchen:
todo esto lo pensé de antemano
y nunca lo guardé en secreto.
Ahora yo, el único Dios,
he enviado a Ciro
y le he dado mi poder».


Dios guía a su pueblo

17
Dios, el Salvador y santo de Israel, continuó diciendo:
«Israel, yo soy tu Dios,
que te enseña lo bueno
y te dice lo que debes hacer.
18
¡Ojalá me hubieras hecho caso!
Entonces habrías sido muy feliz
19
y ahora tus descendientes
serían tan numerosos
como las arenas del mar.
Yo nunca los habría destruido
ni los habría apartado de mi vista».


Dios da la libertad a su pueblo

20
Isaías les dijo a los israelitas:
«¡Salgan ya de Babilonia,
huyan de ese país!
¡Anuncien su liberación
con gritos de alegría!
Griten por todas partes:
“¡Dios ha puesto en libertad
a Israel, su fiel servidor!”
21
»Dios hizo que ustedes pasaran
por lugares desiertos,
pero no sufrieron de sed,
porque él partió la roca
y brotó agua en abundancia.
22
En cambio, a los malvados
nunca les va bien».