Isaías tiene una visión en el templo

1
Yo, Isaías, vi a Dios sentado en un trono muy alto, y el templo quedó cubierto bajo su capa.
Esto me sucedió en el año en que murió el rey Ozías.
2
Vi además a unos serafines que volaban por encima de Dios.
Cada uno tenía seis alas: con dos alas volaban, con otras dos se cubrían la cara, y con las otras dos se cubrían de la cintura para abajo.
3
Con fuerte voz se decían el uno al otro:
«Santo, santo, santo
es el Dios único de Israel,
el Dios del universo;
¡toda la tierra está llena de su poder
4
Mientras ellos alababan a Dios, temblaban las puertas del templo, y éste se llenó de humo.
5
Entonces exclamé:
«¡Ahora sí voy a morir!
Porque yo, que soy un hombre pecador
y vivo en medio de un pueblo pecador,
he visto al rey del universo,
al Dios todopoderoso».
6
En ese momento, uno de los serafines voló hacia mí.
Traía en su mano unas tenazas, y en ellas llevaba una brasa que había tomado del fuego del altar.
7
Con esa brasa me tocó los labios, y me dijo:
«Esta brasa ha tocado tus labios.
Con ella, Dios ha quitado tu maldad
y ha perdonado tus pecados».
8
Enseguida oí la voz de Dios que decía:
«¿A quién voy a enviar?
¿Quién será mi mensajero
Yo respondí:
«Envíame a mí, yo seré tu mensajero».
9
Entonces Dios me dijo:
«Ve y dile a este pueblo:
“Por más que oigan, no van a entender;
por más que miren, no van comprender”.
10
»Confunde la mente de este pueblo;
que no pueda ver ni oír
ni tampoco entender.
Así no podrá arrepentirse,
y yo no lo perdonaré».
11
Entonces le pregunté:
«Dios mío, ¿por cuánto tiempo tendré que predicar
Dios me respondió:
«Hasta que todas las ciudades sean destruidas
y se queden sin habitantes;
hasta que en las casas no haya más gente
y los campos queden desiertos;
12
hasta que yo mande al pueblo fuera de su tierra,
y el país quede abandonado.
13
Y si de cien personas quedan sólo diez,
hasta esas diez serán destruidas.
Quedarán como el tronco de un árbol,
que recién ha sido cortado.
Pero unos pocos israelitas quedarán con vida,
y de ellos saldrá un pueblo obediente y fiel».