La victoria de Dios sobre Edom
Isaías


1
¿Quién es ése
que llega desde Bosrá,
la capital del reino de Edom,
con las ropas teñidas de rojo?
¿Quién es ése
que está tan bien vestido
y avanza con una fuerza terrible?


Dios

Soy yo, el Dios de Israel,
el que anuncia la victoria
y tiene poder para salvar.


Isaías

2
¿Y por qué están rojas tus ropas,
como si hubieras pisado uvas?


Dios

3
Yo he destruido a mis enemigos;
los he aplastado como a la uvas
cuando se hace el vino;
Con furia los he pisoteado,
y su sangre me manchó la ropa.
4
Consideré que ya era tiempo
de hacer justicia
y de salvar a mi pueblo.
5
Miré, y vi con sorpresa
que nadie estaba dispuesto a ayudarme.
Fue mi poder el que me dio la victoria;
6
lleno de furia aplasté a las naciones,
y su sangre corrió por el suelo.


Dios es bondadoso con su pueblo

7
Isaías dijo:
«Quiero hablar del amor de Dios,
y cantar sus alabanzas
por todos sus favores.
»Dios ha sido muy bondadoso
con el pueblo de Israel,
le ha mostrado su bondad
y su gran amor.
8
»Dios había dicho:
Ellos son mi pueblo,
son mis hijos fieles”.
»Por eso Dios los salvó
de todos sus males.
9
No fue un enviado suyo
el que los salvó,
sino Dios en persona.
Él los libró por su amor
y su misericordia;
los levantó en sus brazos,
como siempre lo había hecho.
10
»Pero los israelitas desobedecieron
y ofendieron al Dios santo;
por eso, él los trató
como si fueran enemigos
y les declaró la guerra.
11
»Entonces ellos se acordaron
de lo que Dios había hecho
en los tiempos pasados;
se acordaron de cómo Moisés
había liberado a su pueblo,
y por eso se preguntaban:
“¿Dónde está ahora
el Dios que sacó del río Nilo a Moisés,
el líder de los israelitas?”
»También se preguntaban:
“¿Dónde está ahora
el Dios que puso en Moisés
su santo espíritu?
12-13
¿Dónde está ahora
el Dios que con su gran poder
acompañó a Moisés;
el Dios que se hizo famoso
cuando dividió el mar
para que su pueblo cruzara
librándolo de todo peligro?
14
¿Dónde está el Dios
que le dio descanso a su pueblo,
como cuando el ganado
baja a pastar a la llanura?”»
Isaías terminó diciendo:
«¡Dios nuestro,
así guiaste a tu pueblo,
y te cubriste de gloria


Israel pide ayuda a Dios

15
Israel oró a Dios y le dijo:
«Dios nuestro,
tienes en el cielo
tu santo y grandioso trono.
Muéstranos tu amor y tu poder;
déjanos ver tu ternura y compasión.
No seas indiferente a nuestro dolor.
16
»¡Tú eres nuestro padre!
Aunque Abraham no nos reconozca,
ni Jacob se acuerde de nosotros,
eres nuestro Dios y nuestro padre;
¡siempre has sido nuestro salvador!
17
»No permitas que nos alejemos de ti
ni que seamos desobedientes.
¡Por amor a nosotros,
tus fieles servidores,
y a las tribus que te pertenecen,
vuelve a mostrarnos tu bondad!
18
No permitas que los malvados
sigan pisoteando tu santo templo.
19
Desde hace mucho tiempo
nos hemos alejado de tus mandamientos;
¡vuelve a mostrarnos tu bondad