Tolá

1
Después de Abimélec, un hombre llamado Tolá, de la tribu de Isacar, fue el jefe que salvó a Israel.
Tolá era hijo de Puá y nieto de Dodó, y vivía en Samir, en las montañas de Efraín.
2
Durante veinte años dirigió a los israelitas, hasta que murió y fue sepultado en Samir.


Jaír

3
Después de Tolá, fue jefe Jaír, que era de Galaad.
Jaír fue jefe de los israelitas veintidós años.
4
Tuvo treinta hijos, y todos ellos eran gente importante.
Tenían, además, treinta ciudades en Galaad, que todavía se conocen como «las ciudades de Jaír».
5
Cuando Jaír murió, lo enterraron en un lugar llamado Camón.


Los amonitas dominan Israel

6
Los israelitas volvieron a pecar contra Dios porque adoraban a Baal y a Astarté, y también a los dioses de los sirios, los sidonios, los moabitas, los amonitas y los filisteos.
Abandonaron a Dios y dejaron de adorarlo.
7
Entonces Dios se enfureció contra los israelitas, y dejó que los filisteos y los amonitas los dominaran.
8
Durante dieciocho años los filisteos y los amonitas fueron crueles y maltrataron a todos los israelitas que vivían en Galaad, al este del río Jordán, en la región de los amorreos.
9
Los amonitas cruzaron el Jordán para atacar también a las tribus de Judá, Benjamín y Efraín, y los israelitas se vieron en graves problemas.
10
Entonces los israelitas le pidieron ayuda a Dios, y le dijeron:
Hemos pecado contra ti al abandonarte para adorar a dioses falsos.
11
Dios les respondió:
—Yo los libré de los egipcios, de los amorreos, de los amonitas y de los filisteos, ¿no es verdad?
12
Cuando ustedes me suplicaron que los salvara, yo los libré de los sidonios, de los amalecitas y de los madianitas.
13
A pesar de eso, ustedes volvieron a abandonarme para adorar a dioses falsos, así que ahora no los voy a salvar.
14
¡Vayan a pedirle ayuda a los otros dioses! ¡Ya que ustedes los eligieron, que ellos los saquen del problema!
15
Los israelitas volvieron a decirle a Dios:
Reconocemos que hemos pecado, así que haz con nosotros lo que mejor te parezca.
Pero, por favor, ¡sálvanos ya!
16
Quitaron entonces los dioses falsos que tenían, y volvieron a adorar a Dios.
Y él se puso triste al ver cómo sufría su pueblo.
17
Los amonitas se prepararon para la guerra y acamparon en Galaad.
Los israelitas, por su parte, se reunieron y acamparon en Mispá.
18
Los líderes israelitas que vivían en Galaad se pusieron de acuerdo y dijeron: «El que se anime a dirigirnos a luchar contra los amonitas será el jefe de todos los que vivimos en Galaad».