Esposas para la tribu de Benjamín

1
Los israelitas habían hecho el siguiente juramento en Mispá: «No permitiremos que nuestras hijas se casen con ninguno de la tribu de Benjamín».
2
Esto puso a todos muy tristes, así que fueron a Betel y estuvieron allí todo el día lamentándose delante de Dios.
Lloraban amargamente
3
y decían: «¡Dios nuestro! Ahora nos falta una tribu en Israel.
¿Por qué nos tenía que pasar esto
4
Al día siguiente, se levantaron muy temprano y construyeron un altar, donde ofrecieron sacrificios y ofrendas de paz.
5
También trataban de averiguar si alguna de las tribus había faltado a la reunión en Mispá, porque habían jurado matar solamente a los que no hubieran asistido.
6
Los israelitas les tenían lástima a sus hermanos de la tribu de Benjamín.
Lloraban y decían: «Hoy ha sido arrancada de Israel una de sus tribus.
7
¿Qué podemos hacer para conseguirles esposas a los que no murieron de la tribu de Benjamín? No les podemos dar como esposas a nuestras hijas, porque hemos jurado ante Dios que no las casaríamos con ninguno de ellos».
8
Seguían averiguando en todas las tribus israelitas para ver si algún grupo no había asistido a la reunión en Mispá.
Recordaron que del campamento de Jabés de Galaad no había asistido nadie,
9
porque al pasar lista ninguno de ese grupo había respondido.
10-11
Así que todo el pueblo envió a doce mil de sus soldados más valientes con esta orden: «Vayan a Jabés y maten a todos los hombres, incluyendo a las mujeres casadas y a los niños, pero no maten a las solteras».
12
Y se encontró que entre los que vivían en Jabés había cuatrocientas jóvenes solteras, y las llevaron al campamento de Siló, que está en Canaán.
13
Después, todo el pueblo envió mensajeros a los de Benjamín que estaban en la gran piedra de Rimón, para invitarlos a hacer la paz.
14
Los de Benjamín volvieron, y los otros israelitas les dieron por esposas a las mujeres que habían traído de Jabés.
Pero no hubo suficientes mujeres para todos.
15
Esto puso muy tristes a los israelitas, pues Dios había dejado un vacío en las tribus de Israel.
16
Los jefes del pueblo se decían:
«Todas las mujeres de la tribu de Benjamín han muerto, así que ¿dónde vamos a encontrar esposas para los que no tienen?
17
Tenemos que hallar el modo de que los de Benjamín sigan ocupando el lugar que les corresponde.
No debe desaparecer una de las tribus israelitas.
18
Pero no podemos permitir que se casen con nuestras hijas, porque todos los israelitas hemos jurado pedirle a Dios que castigue a todo aquel que case a su hija con uno de la tribu de Benjamín».
19
Después recordaron que faltaba poco para la fiesta anual en Siló, que está al norte de Betel, al sur de Leboná, y al este del camino que sube de Betel a Siquem.
20
Así que les dijeron a los de Benjamín:
«Vayan a Siló.
Escóndanse en los viñedos,
21
y esperen allí hasta que las jóvenes empiecen a bailar durante la fiesta.
Entonces salgan de sus escondites, tome cada uno de ustedes una de esas mujeres, y vuelva con ella a su territorio.
22
Si los padres o los hermanos de las jóvenes vienen a quejarse, les diremos así: “Por favor, déjenlos que se lleven a las jóvenes.
Hacen esto porque en la guerra contra Jabés no pudimos conseguir esposas para todos.
En realidad, ustedes no han dejado de cumplir el juramento que hicieron, pues no se las entregaron”».
23
A los de Benjamín les pareció bien hacer lo que se les sugería, así que cada uno tomó una de las jóvenes que estaban bailando, y todos se volvieron a sus territorios.
Edificaron de nuevo las ciudades y se quedaron a vivir en ellas.
24
Los otros israelitas también se fueron.
Cada uno volvió a su propio territorio, a su tribu y a su grupo familiar.
25
En aquella época los israelitas todavía no tenían rey, y cada uno hacía lo que le daba la gana.