Jeremías y el sacerdote Pashur

1-2
Cuando Pashur hijo de Imer oyó lo que el profeta Jeremías estaba predicando, ordenó que lo golpearan y lo metieran en la cárcel que estaba a un lado de la entrada de Benjamín, cerca del templo de Dios.
3
Sin embargo, a la mañana siguiente Pashur mandó que lo sacaran.
Entonces Jeremías le dijo:
«Dios te va a cambiar de nombre.
En vez de Pashur, te vas a llamar Magor-misabib, que quiere decir, “terror por todas partes”.
4
Porque Dios dice que tú serás un terror para ti mismo y para tus amigos.
¡Hasta verás cuando el enemigo mate a tus amigos! A todos los habitantes de Judá los entregaré al rey de Babilonia, para que se los lleve como esclavos a su país o para que los mate.
5
Además, a los enemigos de Judá les daré toda la riqueza de esta ciudad, junto con todos los tesoros de los reyes de Judá.
Todo eso lo tomarán y se lo llevarán a Babilonia.
6
Y tú, Pashur, serás esclavo en Babilonia junto con toda tu familia.
Allá morirás y serás enterrado;
y lo mismo les pasará a todos tus amigos, a quienes les decías puras mentiras».


Protesta de Jeremías

7
Jeremías le dijo a Dios:
«Dios mío,
con lindas palabras me llamaste,
y yo acepté tu invitación.
Eres más fuerte que yo,
y por eso me convenciste.
»A toda hora
la gente se burla de mí.
8
Cada vez que abro la boca,
tengo que gritar:
“¡Ya viene el desastre!
¡Ha llegado la destrucción!”
No hay día que no me ofendan
por predicar tu mensaje.
9
»Hay días en que quisiera
no acordarme más de ti
ni anunciar más tus mensajes;
pero tus palabras
arden dentro de mí;
¡son un fuego
que me quema hasta los huesos!
He tratado de no hablar,
¡pero no me puedo quedar callado!
10
»La gente, en tono burlón, me grita:
“¡Hay terror por todas partes!”
También los oigo cuando dicen:
“¡Vamos a denunciarlo!”
Hasta mis mejores amigos
quieren que yo cometa un error;
buscan cómo ponerme una trampa
para derrotarme y vengarse de mí.
11-12
»Pero tú, mi Dios,
eres el Todopoderoso.
examinas al que es justo
y sabes lo que pensamos y deseamos.
Eres un guerrero invencible,
y siempre estás a mi lado;
por eso no podrán vencerme
los que me persiguen;
¡quiero ver cómo los castigas,
porque en ti confío!
¡Quiero ver cómo los derrotas
y los pones en vergüenza!
¡Que nunca nadie se olvide
de que tú los derrotaste!
13
Alabemos a nuestro Dios,
porque él libera a los pobres
de las garras de los malvados.
14-15
»¡Maldito el día en que nací!
Maldito el que le dijo a mi padre:
“¡Te felicito! ¡Tuviste un hijo varón!”
16
¡Cómo quisiera que ese tipo
terminara como las ciudades
que Dios destruyó sin compasión!
¡Quisiera que se vuelva loco de remate!
17-18
»¿Por qué tuve que nacer,
si vivo sólo para sufrir?
Si voy a morir humillado,
mejor hubiera nacido muerto.
¡Así mi tumba habría sido
el vientre de mi madre