Promesas de restauración

1
Yo, Jeremías, todavía estaba preso en el patio de la guardia cuando Dios me habló una vez más y me dijo:
2
«Yo soy el Dios de Israel.
Yo fui quien creó la tierra y la puso en su lugar.
3
Llámame y te responderé.
Te haré conocer cosas maravillosas y misteriosas que nunca has conocido.
4-5
»¡Ya vienen los babilonios! ¡Atacarán a Jerusalén! Cuando la ataquen, destruirán todas las casas y llenarán de cadáveres la ciudad.
Los israelitas se defenderán y buscarán protección en los palacios de los reyes de Judá;
pero como yo estoy muy enojado con la gente de esta ciudad, los abandonaré y los destruiré, pues han cometido pecados terribles.
6
»Sin embargo, más adelante les devolveré la paz y la tranquilidad, y los haré disfrutar de una vida segura.
7
Haré que vuelvan del país adonde fueron llevados prisioneros, para que reconstruyan su ciudad y vuelvan a ser tan fuertes como antes.
8
Los limpiaré de todas las maldades y pecados que cometieron contra mí, y les perdonaré su rebeldía.
9
La ciudad de Jerusalén vivirá en paz y bienestar, y recibirá mis bendiciones.
Además, me dará fama y alegría.
Cuando todas las naciones vean esto, se asombrarán y temblarán de miedo».
10
Dios también me dijo:
«Según dicen ustedes, este lugar está destruido y no hay en él gente ni animales.
Es verdad.
Las ciudades de Judá están en ruinas, y por las calles de Jerusalén no se ve gente ni animales, pero yo les aseguro que de nuevo se poblará la ciudad,
11
y volverán a oírse las serenatas de los enamorados, y los gritos de gozo y alegría.
También se escucharán las alabanzas de los que van hacia mi templo llevando ofrendas de agradecimiento.
Irán cantando:
“¡Alabemos al Dios de Israel!
¡Alabemos al Dios todopoderoso!
¡Nuestro Dios es bueno
y nunca deja de amarnos!”
»¡Yo les juro que los haré volver del país adonde fueron llevados prisioneros, y todo volverá a ser como al principio
12-13
Además, el Dios todopoderoso me dijo:
«Este lugar está ahora destruido, y no hay en él gente ni animales.
Pero yo les aseguro que el pasto volverá a crecer en los pueblos, y abundarán las ovejas.
Los pastores las alimentarán en la región montañosa, en todos los pueblos de Judá y de la llanura, en el desierto del sur, en el territorio de Benjamín y en los pueblos cercanos a Jerusalén.
14
»Viene el día en que cumpliré la promesa maravillosa que le hice a la gente de Israel y de Judá.
15
Cuando llegue ese día, en el momento preciso nombraré a un rey de la familia de David, que reinará con honradez y justicia.
16
Entonces el reino de Judá estará a salvo, y en Jerusalén habrá seguridad.
Por eso la llamaránDios es nuestra justicia”.
17
»En Israel siempre habrá un rey de la familia de David.
18
De igual manera, siempre tendré a mi servicio sacerdotes que desciendan de Leví.
Ellos presentarán en mi altar las ofrendas de cereal que se queman en mi honor, y también las que se me ofrecen todos los días».


Dios es fiel

19
Dios volvió a hablarme, y me dijo:
20-26
«Jeremías, fíjate en el sol y la luna, que siempre salen a su debido tiempo.
Eso no cambia nunca, como tampoco cambiará el pacto que hice con mi servidor David, con los sacerdotes, y con los descendientes de Abraham, de Isaac y de Jacob.
Nunca faltará en Israel un rey de la familia de David, ni faltarán sacerdotes de la familia de Leví.
Serán tan numerosos como las estrellas del cielo, y como los granos de arena del mar;
nadie podrá contarlos.
»Jeremías, hay gente que odia a mi pueblo, y lo desprecia como nación.
Dicen que primero elegí a Israel y a Judá, y que hasta hice un pacto con ellos, pero que ahora los he rechazado.
Pero yo siempre cumplo mis pactos, así que los haré volver del país adonde fueron llevados prisioneros».