Jesús, Dios y nosotros

1
Jesús continuó diciendo a sus discípulos:
«Yo soy la vid verdadera, y Dios mi Padre es el que la cuida.
2
Si una de mis ramas no da uvas, mi Padre la corta;
pero limpia las ramas que dan fruto para que den más fruto.
3
Ustedes ya están limpios, gracias al mensaje que les he anunciado.
4
»Si ustedes se mantienen unidos a mí, yo me mantendré unido a ustedes.
Ya saben que una rama no puede producir uvas si no se mantiene unida a la planta.
Del mismo modo, ustedes no podrán hacer nada si no se mantienen unidos a mí.
5
»El discípulo que se mantiene unido a mí, y con quien yo me mantengo unido, es como una rama que da mucho fruto;
pero si uno de ustedes se separa de mí, no podrá hacer nada.
6
Al que no se mantenga unido a mí, le pasará lo mismo que a las ramas que no dan fruto: las cortan, las tiran y, cuando se secan, les prenden fuego.
7
»Si ustedes se mantienen unidos a mí y obedecen todo lo que les he enseñado, recibirán de mi Padre todo lo que pidan.
8
Si ustedes dan mucho fruto y viven realmente como discípulos míos, mi Padre estará orgulloso de ustedes.
9
Así como el Padre me ama a mí, también yo los amo a ustedes.
Nunca dejen de amarme.
10
Si obedecen todo lo que yo les he mandado, los amaré siempre, así como mi Padre me ama, porque yo lo obedezco en todo.
11
»Les digo todo esto para que sean tan felices como yo.
12
Y esto es lo que les mando: que se amen unos a otros, así como yo los amo a ustedes.
13
Nadie muestra más amor que quien da la vida por sus amigos.
14
Ustedes son mis amigos, si hacen lo que les mando.
15
Ya no los llamo sirvientes, porque un sirviente no sabe lo que hace su jefe.
Los llamo amigos, porque les he contado todo lo que me enseñó mi Padre.
16
»Ustedes no fueron los que me eligieron a mí, sino que fui yo quien los eligió a ustedes.
Les he mandado que vayan y sean como las ramas que siempre dan mucho fruto.
Así, mi Padre les dará lo que ustedes le pidan en mi nombre.
17
Esto les ordeno: Que se amen unos a otros.


El odio de la gente

18
»Los que se interesan sólo por las cosas de este mundo los odian a ustedes, pero recuerden que primero me odiaron a mí.
19
Ellos los amarían a ustedes, si ustedes fueran como ellos.
Pero ustedes ya no son así, porque yo los elegí para que no sean como ellos.
Por eso ellos los odian a ustedes.
20
»¿Recuerdan que les dije que ningún sirviente es más importante que su jefe? Por eso, si la gente que sólo ama a este mundo me ha maltratado a mí, también los maltratará a ustedes.
Pero si esa gente hace caso de lo que yo digo, también hará caso de lo que digan ustedes.
21
Todo esto les va a pasar por ser mis discípulos, y porque los de este mundo no conocen a Dios, que fue quien me envió.
22-24
»Esa gente no sería culpable por sus pecados si yo no hubiera venido a hablarles, y si delante de ellos no hubiera hecho yo cosas que nadie jamás ha hecho.
Pero aun así me odian a mí, y también a mi Padre.
Porque el que me odia, también odia a mi Padre.
25
Pero todo esto debe suceder para que se cumpla lo que está escrito en la Biblia: “Me odian sin motivo.”
26
»Yo les enviaré al Espíritu que viene del Padre, y que les enseñará lo que es la verdad.
El Espíritu los ayudará y les hablará bien de mí.
27
Y ustedes también hablarán bien de mí, porque han estado conmigo desde el principio.