Séptima respuesta de Job

1
Job le respondió a Elifaz:
2
«A pesar de todo lo dicho,
y de lo amargo de mis quejas,
Dios me sigue castigando.
3
Si yo supiera dónde vive,
iría corriendo a buscarlo;
4
le presentaría mi defensa
en forma detallada.
5
Entonces él me explicaría
por qué me ha tratado así.
6
Trataría de entenderme,
y sin violencia me respondería.
7
En la presencia de Dios,
el inocente puede defenderse.
Yo creo que Dios es mi juez,
y me declarará inocente.
8-9
»Busco a Dios por todas partes,
y no puedo encontrarlo;
ni en el este, ni en el oeste,
ni en el norte, ni en el sur.
10
Pero si lo encuentro,
y él me pone a prueba,
yo saldré tan puro como el oro.
11-12
Jamás lo he desobedecido;
siempre he seguido sus enseñanzas.
13
»Dios hace lo que quiere,
pues es el único Dios.
Nadie lo hace cambiar de planes.
14
Así que él hará conmigo
todo lo que quiera hacer.
15
Cuando pienso en todo esto,
me asusta el presentarme ante él.
16
¡El Dios todopoderoso
me hace temblar de miedo!
17
Pero nada hará que me calle;
¡ni aun mi gran sufrimiento!