Octava respuesta de Job

1
Job volvió a tomar la palabra y dijo:
2
«Dios me tiene amargado
y no quiere hacerme justicia,
pero juro en su nombre
3
que mientras yo tenga vida
4
jamás diré otra cosa
que no sea la verdad.
5-6
Mientras tenga yo vida,
insistiré en mi inocencia
y jamás les daré la razón.
¡No tengo de qué avergonzarme!
7
»¡Dios quiera que mis enemigos
tengan la muerte que merecen
los injustos y malvados!
8
No hay esperanza para el malvado
si Dios le quita la vida.
9
Cuando los domina la angustia,
Dios no escucha sus ruegos,
10
pues el malvado no ama a Dios
y jamás le pide ayuda.
11
»Voy a mostrarles el poder de Dios
y no ocultaré sus planes,
12
pero si ya los conocen,
¿por qué dicen tantas tonterías


Tercera participación de Zofar

13
Zofar respondió:
«Dios espera el momento
de castigar a los malvados;
y éste será su castigo:
14
Aunque tengan muchos hijos,
unos morirán de hambre
y otros, en la guerra.
15
Si algunos quedan con vida,
morirán de alguna enfermedad
y sus viudas no llorarán por ellos.
16
Aunque lleguen a amontonar
mucha plata y vestidos,
17
la gente buena e inocente
disfrutará de todo eso.
18
»¡Resiste más una telaraña,
o una choza de paja,
que las casas de los malvados!
19
Por la noche, se acuestan ricos;
por la mañana, amanecen pobres;
20
¡una lluvia de cosas terribles
cae sobre ellos por la noche!
21-22
Del oriente sopla un fuerte viento,
y sin compasión los arrebata;
quisieran librarse de su poder,
pero el viento se los lleva
y desaparecen para siempre.
23
Así terminan los malvados,
entre burlas y silbidos».