Las quejas de Job

1
Llegó el momento en que Job ya no pudo más y comenzó a maldecir el día en que nació.
2
Entonces, dijo:
3
«¡Maldito sea el día en que nací!
Maldita la noche en que anunciaron:
“¡Fue niño!”
4-6
¡Que borren del calendario ese día!
¡Que nadie se acuerde de él,
ni siquiera el Dios del cielo!
¡Que sea arrojado en las tinieblas
y todos se olviden de él!
7
»¡Que en esa noche
nadie vuelva a nacer!
¡Que nadie grite de alegría!
8
¡Que maldigan ese día
los que tienen poder
sobre el monstruo del mar!
9
¡Que ese día no salga el sol
ni se vea la estrella de la mañana,
10
porque me dejó nacer
en un mundo de miserias!
11-13
»Mejor hubiera nacido muerto.
¡Así nadie me habría abrazado
ni me habría amamantado,
y ahora estaría descansando en paz!
14-15
¡Estaría en la compañía
de esos reyes, gobernantes y consejeros
que construyeron grandes monumentos
y llenaron de oro y plata sus palacios!
16
»Mejor me hubieran enterrado
como se entierra a los niños
que nacen antes de tiempo
y nunca llegan a ver el sol.
17-18
Para los cansados y prisioneros,
la muerte es un descanso,
pues ya no oyen gritar al capataz.
Con la muerte, los malvados
dejan de hacer destrozos.
19
En la muerte se encuentran
los débiles y los poderosos,
y los esclavos se libran de sus amos.
20
»¿Por qué nos deja nacer Dios
si en la vida sólo vamos a sufrir?
¿Por qué deja seguir viviendo
a los que viven amargados?
21
Buscan con ansias la muerte,
como si buscaran un tesoro escondido.
Quisieran morirse,
pero la muerte no llega.
22
¡Muy grande sería su alegría
si pudieran bajar a la tumba!
23
»Dios nos cierra el paso
y nos hace caminar a ciegas.
24
Lágrimas y quejas
son todo mi alimento.
25-26
Ya he perdido la paz.
Mis peores temores
se han hecho realidad».