Las ciudades de refugio

1
Después de esto Dios le dijo a Josué:
2
«Recuérdales a los israelitas que deben elegir algunas ciudades que servirán de refugio.
Ya les había hablado de esto por medio de Moisés.
3
Cualquiera que, sin querer, mate a otra persona, podrá refugiarse en esas ciudades y así escapar de los parientes del muerto que quieran vengarse.
4
Al llegar a una de estas ciudades, se presentará ante las autoridades que se reúnen a la entrada de la ciudad, y les explicará lo que pasó.
Ellos entonces lo dejarán entrar y le asignarán un lugar donde pueda quedarse a vivir.
5
Si los que buscan vengarse lo siguen hasta allí, las autoridades de la ciudad no se lo entregarán.
Tienen que protegerlo, porque dio muerte a otro por accidente y no porque fueran enemigos.
6
El que buscó refugio tendrá que ser juzgado públicamente y se quedará en esa ciudad hasta que haya fallecido el jefe de los sacerdotes que lo juzgó.
Sólo entonces podrá volver a su propia casa en la ciudad de donde huyó».
7
Los israelitas eligieron las siguientes ciudades:
Quedes, en Galilea, en las montañas de la tribu de Neftalí.
Siquem, en las montañas de la tribu de Efraín.
Hebrón, en las montañas de la tribu de Judá.
8
Béser, de la tribu de Rubén, en la meseta del desierto que está al este de Jericó, al otro lado del río Jordán.
Ramot, de la tribu de Gad, en la región de Galaad.
Golán, de la tribu de Manasés, en la región de Basán.
9
Estas ciudades de refugio fueron elegidas para todos los israelitas, y también para los extranjeros que vivieran con ellos.
Cualquier persona que matara a otra sin querer, podía refugiarse allí.
De esa manera el pariente más cercano del muerto no podía vengarse, y el que buscó refugio tenía derecho a ser juzgado públicamente.