Las ciudades de los levitas

1-2
Los israelitas estaban acampando cerca de la ciudad de Siló, en la tierra de Canaán.
Un día, los jefes de los grupos familiares de la tribu de Leví fueron a hablar con los jefes de las otras tribus, con Josué y con el sacerdote Eleazar.
Les dijeron: «Por medio de Moisés, Dios ordenó que se nos dieran ciudades para que viviéramos en ellas, y también campos de pastoreo para nuestros ganados».
3
Así que, de acuerdo con ese mandato de Dios, los israelitas dieron a la tribu de Leví algunas de sus ciudades y campos de pastoreo.
4
Primero, se asignaron ciudades al grupo familiar de Quehat.
A las familias quehatitas que descendían del sacerdote Aarón se les asignaron trece ciudades dentro de los territorios de Judá, Simeón y Benjamín.
5
Los otros quehatitas recibieron diez ciudades dentro de los territorios de Efraín, Dan y Manasés Occidental.
6
El grupo familiar de Guersón recibió trece ciudades de los territorios de Isacar, Aser, Neftalí y Manasés Oriental.
7
El grupo familiar de Merarí recibió doce ciudades de las pertenecientes a Rubén, a Gad y a Zabulón.
8
Los israelitas asignaron a los de la tribu de Leví estas ciudades y sus campos de pastoreo por medio de un sorteo, de acuerdo con el mandato que Dios le había dado a Moisés.
9-10
En el primer sorteo, algunas de las familias quehatitas recibieron ciudades en los territorios de las tribus de Judá y de Simeón:
11
En la región montañosa de Judá les dieron la ciudad de Arbá, que es Hebrón.
Arbá era padre de Anac.
También se les entregaron los campos de pastoreo alrededor de la ciudad,
12
pero no así las tierras y aldeas, porque ya se las habían dado a Caleb hijo de Jefuné.
13
Además de Hebrón, que era una de las ciudades de refugio para quienes mataran sin intención, los descendientes de Leví recibieron las siguientes ciudades: Libná,
14
Jatir, Estemoa,
15
Holón, Debir,
16
Ain, Jutá y Bet-semes, junto con sus campos de pastoreo.
Estas nueve ciudades quedaban dentro de los territorios de Judá y de Simeón.
17
En los territorios de Benjamín se les asignaron cuatro ciudades: Gabaón, Gueba,
18
Anatot y Almón, junto con sus campos de pastoreo.
19
En total, a los sacerdotes, descendientes de Aarón, se les entregaron trece ciudades con sus campos de pastoreo.
20
A las otras familias quehatitas se les asignaron cuatro ciudades dentro del territorio de la tribu de Efraín.
21
Una de ellas, Siquem, estaba en las montañas y era una ciudad de refugio.
Las otras tres eran: Guézer,
22
Quibsaim y Bet-horón.
23
De la tribu de Dan recibieron cuatro ciudades: Eltequé, Guibetón,
24
Aialón y Gat-rimón, cada una con sus campos de pastoreo.
25
Del territorio de Manasés Occidental recibieron dos ciudades: Taanac y Gat-rimón.
26
En total estas familias quehatitas recibieron diez ciudades, cada una con sus propios campos de pastoreo.
27
A las familias del grupo familiar de Guersón, descendiente de Leví, se les asignaron dos ciudades dentro del territorio de Manasés Oriental.
En la región de Basán recibieron Beeterá y Golán, que era una ciudad de refugio.
28
Del territorio del grupo familiar de Isacar recibieron cuatro ciudades: Quisión, Daberat,
29
Jarmut y En-ganim.
30
Del territorio de la tribu de Aser recibieron otras cuatro ciudades: Misael, Abdón,
31
Helcat y Rehob.
32
Del territorio de la tribu de Neftalí recibieron tres ciudades: Hamot-dor, Cartán y Quedes, en la región de Galilea.
33
En total, las familias del grupo familiar de Guersón recibieron trece ciudades con sus correspondientes campos de pastoreo.
34
Al resto de los descendientes de Leví, es decir, al grupo familiar de Merarí, se les asignaron cuatro ciudades en el territorio de la tribu de Zabulón: Jocneam, Carta,
35
Dimná y Nahalal.
36
Del territorio de la tribu de Rubén se les asignaron otras cuatro ciudades: Béser, Jahas,
37
Cademot y Mefáat.
38-39
Del territorio de la tribu de Gad recibieron también cuatro ciudades: Mahanaim, Hesbón, Jazer y Ramot, en la región de Galaad, que era ciudad de refugio.
40
En total el grupo familiar de Merarí recibió doce ciudades con sus respectivos campos de pastoreo.
41
Dentro del territorio israelita, los de la tribu de Leví recibieron en total cuarenta y ocho ciudades con sus correspondientes campos de pastoreo.
42
Estos campos estaban ubicados alrededor de cada una de las ciudades.


Dios cumple sus promesas

43
Así fue como Dios entregó a los israelitas toda la tierra que bajo juramento ya había prometido darles.
Ellos se instalaron y vivieron allí.
44
Dios también les había prometido que vivirían en paz, y lo cumplió.
Les dio la victoria sobre todos sus enemigos, y ninguno pudo hacerles frente.
45
Dios cumplió con todas las promesas que les había hecho a los israelitas;
no dejó de cumplir ninguna de ellas.