Las tribus que regresan a su territorio

1
Después que Josué repartió la tierra, mandó llamar a las tribus de Rubén, Gad y Manasés Oriental,
2
y les dijo:
«Ustedes obedecieron todas las órdenes que recibieron de Moisés, y también han obedecido las mías.
3
Han tenido mucho cuidado de obedecer todos los mandamientos de nuestro Dios, y siempre han estado al lado de sus hermanos israelitas para ayudarlos.
4
Ahora ellos tienen paz, tal como se lo prometió nuestro Dios.
Pueden regresar a los territorios que conquistaron al este del río Jordán, a las tierras que Moisés les dio.
5
Pero no se olviden de cumplir sus órdenes.
Amen a Dios y hagan lo que él quiere.
Obedezcan todos sus mandatos y manténganse fieles a él.
Sírvanle de todo corazón y con todas sus fuerzas.
6-9
»Ustedes regresan ahora con muchas riquezas.
Les han quitado a sus enemigos vacas, ovejas, oro, plata, bronce, hierro y gran cantidad de ropa.
Compartan todo eso con sus familiares.
»Le pido a Dios que los bendiga y los trate bien.
Pueden regresar a sus tierras».
Las tribus de Rubén y de Gad dejaron a los demás israelitas en Siló, en la región de Canaán, y regresaron a sus territorios.
Se fueron a la región de Galaad, que habían conquistado por una orden de Dios recibida a través de Moisés.
Moisés ya le había asignado tierras a media tribu de Manasés en Basán, al este del río Jordán.
Josué, por su parte, le asignó tierras a la otra mitad de Manasés, al oeste del Jordán, por lo que ellos se quedaron en Siló con el resto de los israelitas.


El altar al este del Jordán

10
Cuando las tribus de Rubén, Gad y Manasés Oriental llegaron a la región del Jordán, antes de cruzar el río levantaron un gran altar.
11
Los demás israelitas se enteraron de que esas tribus habían levantado un altar en territorio israelita, en la frontera de Canaán sobre la ribera oeste del río Jordán.
12
En cuanto lo supieron, todos los soldados en Siló se reunieron para ir a pelear contra las otras dos tribus y media.
13
Pero antes enviaron a Finees, hijo del sacerdote Eleazar, para hablar con las tribus de Rubén, Gad y Manasés Oriental, que estaban en Galaad.
14
Con él iban también diez jefes de grupos familiares, uno por cada tribu israelita.
15
Al llegar a la tierra de Galaad, en donde estaban las dos tribus y media,
16
hablaron con ellos de parte de todo el pueblo de Dios, y les dijeron:
—¿Por qué han traicionado al Dios de Israel? ¿Por qué han levantado este altar en rebeldía contra Dios?
17
¿Se acuerdan del pecado que cometimos en Peor, y de la terrible enfermedad con que Dios nos castigó? Todavía estamos sufriendo las consecuencias,
18
¿y ahora van a dejar de obedecerle? ¿No se dan cuenta de que, si hoy se ponen ustedes rebeldes, mañana Dios castigará a todos los israelitas?
19
»Si les parece que en el territorio que les ha tocado no pueden adorar a Dios, vengan al lugar que Dios ha elegido para adorarlo.
Busquen un lugar en nuestro territorio donde puedan establecerse, pero no se rebelen contra Dios.
Si se apartan de él, también nosotros resultaremos culpables.
Así que no levanten otro altar aparte del altar de nuestro Dios.
20
No se olviden nunca del caso de Acán, hijo de Zérah, que se guardó algo que debía haber destruido, y todo el pueblo israelita fue castigado.
¡Acán no fue el único que murió por su pecado!
21
Entonces las dos tribus y media respondieron:
22-23
—¡Nuestro Dios es el más poderoso de todos los dioses! ¡Él sabe por qué hicimos esto, y queremos que ustedes lo sepan también! Si hemos levantado este altar por rebeldía, o para apartarnos de Dios, no nos perdonen la vida.
Que Dios nos castigue si lo hemos construido para presentar nuestras ofrendas.
24
»Pero no es así.
Lo construimos porque teníamos miedo de que algún día los hijos de ustedes les dijeran a los nuestros: “¡Ustedes no tienen nada que ver con el Dios de Israel!
25
Dios dispuso que el río Jordán sirviera como frontera entre ustedes y nosotros, los de Rubén y de Gad.
Así que no tienen ustedes nada que ver con Dios”.
Entonces los hijos de ustedes podrían obligar a los nuestros a dejar de adorar a Dios.
26
»Por eso levantamos un altar, no para presentar ofrendas,
27
sino como una señal para ustedes y para nosotros, para que nuestros hijos sepan que servimos a nuestro Dios, y que a él presentamos nuestras ofrendas.
De esta forma los hijos de ustedes no podrán decirles a los nuestros: “Ustedes no tienen nada que ver con nuestro Dios”.
28
»Si esto ocurriera, pensamos que nuestros hijos podrían responder: “Nuestros antepasados construyeron un altar igual al de Siló para que se vea que nosotros también lo adoramos, y no para presentar ofrendas”.
29
Por cierto que no nos rebelamos contra Dios, ni hemos construido un altar en donde ofrecerle sacrificios, ni queremos reemplazar al que está en Siló.
30
Cuando el sacerdote Finees y los diez jefes escucharon la explicación, quedaron satisfechos.
31
Entonces Finees les dijo:
Ahora entendemos que ustedes no se estaban rebelando.
Dios ha estado actuando entre nosotros, y no nos va a castigar.
32
Después de esto, Finees y los que habían ido con él dejaron a las tribus de Rubén y Gad que estaban en Galaad, y regresaron a Canaán para hablar con los israelitas y darles un informe.
33
A los israelitas les pareció bien la explicación de las otras tribus, y alabaron a Dios.
Ya no hablaron de salir a pelear contra las tribus de Rubén y de Gad, ni de destruir sus tierras.
34
Esas tribus le pusieron al altar el nombre de «Testimonio» porque, según dijeron, sería para todos un testimonio de que nuestro Dios es el único Dios.