La gente de Israel cruza el Jordán

1
Al día siguiente, muy de mañana, Josué y todos los israelitas levantaron el campamento de Sitim y avanzaron hasta el río Jordán.
Acamparon allí, esperando el momento de cruzarlo.
2
Al segundo día, los jefes fueron por todo el campamento
3
diciéndole a la gente: «Cuando vean a los sacerdotes salir con el cofre del pacto, levanten el campamento y síganlos.
4
Ellos los guiarán porque ustedes no conocen el camino.
Pero no se acerquen al cofre;
manténganse por lo menos a un kilómetro de distancia».
5
Josué, por su parte, le dijo a todo el pueblo: «¡Prepárense para presentarse ante Dios! Mañana Dios hará un gran milagro entre nosotros».
6
Después les dijo a los sacerdotes: «Carguen sobre sus hombros el cofre del pacto y salgan;
nosotros los seguiremos».
Y así lo hicieron.
7
Dios le dijo a Josué: «Lo que voy a hacer hoy convencerá a todo el pueblo de Israel de que estoy contigo como estuve con Moisés, y te reconocerán como líder.
8
Diles a los sacerdotes que llevan el cofre del pacto que, cuando lleguen al río, entren al agua y se queden cerca de la orilla».
9
Entonces Josué le pidió al pueblo que se acercara y le dijo:
10
«Dios nos ha prometido que a medida que avancemos, él irá desalojando a todos los habitantes de Canaán.
11
Ustedes verán que el Dios vivo nos acompaña, cuando el cofre del pacto del dueño de toda la tierra cruce el Jordán delante de ustedes.
12-13
Cuando los sacerdotes que llevan el cofre toquen el agua con la planta de sus pies, el río Jordán dejará de correr, y el agua se acumulará como formando una gran pared.
Además, Dios ha ordenado que escojamos a doce hombres, uno de cada tribu de Israel».
14-16
La gente dejó el campamento y se dispuso a cruzar el río Jordán en el tiempo de la cosecha, cuando el río se desborda a causa del agua que baja de la zona de Adam, cerca de Saretán.
Los sacerdotes iban delante de ellos, con el cofre del pacto, y tan pronto como pusieron el pie en el río, el agua dejó de correr y se acumuló.
La que corría hacia el Mar Muerto siguió su curso hasta desaparecer.
Entonces el pueblo cruzó el río frente a la ciudad de Jericó.
17
Mientras todo el pueblo de Israel cruzaba sobre terreno seco, los sacerdotes que llevaban el cofre del pacto de Dios se detuvieron en medio del Jordán, hasta que todos terminaron de cruzar.