Josué ataca la ciudad de Ai

1
Dios le dijo a Josué:
«¡Ánimo! ¡No tengas miedo! Sube a la ciudad de Ai con todos tus soldados.
Yo te daré la victoria sobre su rey, su gente y su territorio.
2
Harás con la ciudad y con su rey lo mismo que hiciste con Jericó.
Esta vez podrás quedarte con sus bienes y sus animales.
Ordena que una parte del ejército se quede al otro lado de la ciudad, para atacarla por sorpresa».
3
Al prepararse para subir a Ai, Josué escogió a un ejército de treinta mil soldados, a los que envió de noche.
4
Les dijo:
«¡Escuchen! Escóndanse detrás de la ciudad, no muy lejos de ella, y prepárense para atacarla.
5
Yo me acercaré por el frente con los demás soldados.
Cuando la gente de Ai salga a atacarnos, huiremos como la vez pasada.
6
Ellos pensarán que estamos huyendo otra vez, y nos perseguirán.
Así los alejaremos de la ciudad.
7
Entonces ustedes saldrán de su escondite para atacar la ciudad;
porque nuestro Dios, nos la va a entregar.
8
Cuando la hayan tomado, le prenderán fuego como ordenó Dios.
Éstas son mis órdenes».
9
Así los envió Josué al oeste de la ciudad, al lugar donde debían esconderse entre Betel y Ai.
Los hombres se fueron allá, mientras que Josué pasó esa noche con su ejército.
10
A la mañana siguiente, Josué se levantó temprano y reunió a los soldados.
Se puso al frente de su ejército, y junto con los líderes israelitas marchó hasta la ciudad de Ai.
11
Se detuvieron frente a ella y acamparon.
Había un valle entre el campamento y la ciudad.
12
Josué ordenó que cinco mil hombres se escondieran al oeste de la ciudad, entre Betel y Ai.
13
La mayor parte del ejército acampó al norte, y el resto, al oeste de la ciudad.
Josué pasó la noche en el valle.
14
Cuando el rey de Ai vio al ejército de Josué, salió enseguida con sus hombres.
Bajaron en dirección al valle del Jordán para pelear allí contra los israelitas, sin saber que la ciudad iba a ser atacada desde atrás.
15
Josué y sus hombres hicieron como que retrocedían y huyeron hacia el valle del Jordán.
16
Todo el ejército de la ciudad salió a perseguirlos, mientras los israelitas hacían que se alejaran más y más de la ciudad.
17
Ni en Ai ni en Betel quedó un solo soldado;
todos persiguieron a los israelitas, dejando abierto el portón de la ciudad.


Captura y destrucción de Ai

18
Dios le dijo a Josué: «Apunta con tu lanza hacia la ciudad de Ai, porque yo te daré la victoria».
Entonces Josué extendió el brazo y apuntó con su lanza hacia la ciudad.
19
Al ver que Josué levantaba su lanza, los soldados que estaban escondidos salieron corriendo, se apoderaron de la ciudad y le prendieron fuego.
20-21
Cuando los hombres de Ai se dieron vuelta, vieron que el humo subía hasta el cielo.
También Josué y sus hombres vieron el humo, y supieron que los otros soldados israelitas habían tomado la ciudad y le habían prendido fuego.
Los de Ai no tenían hacia dónde escapar, así que Josué y sus soldados se volvieron y comenzaron a matarlos.
22-23
Los israelitas que habían quemado la ciudad salieron de allí, rodearon a los de Ai y los mataron a todos.
No se escapó ninguno, a excepción del rey, quien fue capturado y llevado ante Josué.
24
Así fue como los israelitas acabaron con todos los de Ai que estaban en el valle y que habían salido a perseguirlos.
Después volvieron a Ai y mataron a todos los que estaban en la ciudad.
25-26
Ese día, mientras Josué mantuvo su lanza en dirección a la ciudad, los israelitas mataron a todos los habitantes de Ai, que eran unos doce mil entre hombres y mujeres.
27
Los israelitas se quedaron con los animales y con todo lo que había en la ciudad, porque Dios le había dicho a Josué que podían hacerlo.
28
Luego Josué ordenó que se prendiera fuego a la ciudad de Ai, hasta dejarla en ruinas, como todavía puede verse.
29
También mandó que colgaran de un árbol el cuerpo del rey de Ai, y allí lo dejó hasta el anochecer.
A esa hora mandó que bajaran el cuerpo, y que lo tiraran a la entrada de la ciudad.
Después lo cubrieron con un montón de piedras, las cuales todavía están allí.


Josué lee la Ley en el monte Ebal

30
Más tarde, Josué mandó levantar en el monte Ebal un altar al Dios de Israel.
31
Lo hizo siguiendo las instrucciones que Moisés, servidor de Dios, le había dado a los israelitas.
Dice en la Ley de Moisés: «Harás un altar de piedras enteras, es decir, que nadie haya cortado».
Allí ofrecieron varias ofrendas a Dios.
32
Todos los israelitas vieron cómo Josué grabó sobre esas piedras la Ley que Moisés había dado.
33
Todo el pueblo de Israel y los extranjeros que vivían con ellos, junto con todos sus líderes, se reunieron en dos grupos.
Se pusieron uno frente al otro, teniendo entre ellos el cofre del pacto.
Detrás de un grupo quedaba el monte Guerizim, y detrás del otro, el monte Ebal.
Junto al cofre estaban los sacerdotes descendientes de Leví.
Moisés les había dicho que se formaran así cuando los sacerdotes dieran la bendición al pueblo.
34-35
Luego, Josué leyó en voz alta todo lo que está escrito en el libro de la Ley, incluyendo las bendiciones y las maldiciones.
Todos los israelitas estaban presentes: hombres, mujeres, niños y extranjeros.