En la sangre está la vida

1
Dios le ordenó a Moisés
2
que les diera las siguientes instrucciones a los sacerdotes y a todos los israelitas:
3-4
«Si un israelita piensa presentarme un toro, una oveja o una cabra como ofrenda, deberá matar el animal a la entrada del santuario.
Si lo mata en cualquier otro lugar, dentro o fuera del campamento, comete un crimen, y deberá ser expulsado del país.
5
»Los israelitas que me presenten esos animales como ofrenda para pedirme salud y bienestar deberán traerlos a la entrada del santuario.
Allí se los entregarán al sacerdote, y él me los presentará.
6
Luego el sacerdote rociará mi altar con la sangre de esos animales, y quemará la grasa en mi honor, como ofrenda de aroma agradable.
7
Así los israelitas dejarán de presentar ofrendas a los demonios con figura de chivo.
Esta orden no cambiará jamás.
8
»Si un israelita, o algún extranjero que viva en el país, presenta un animal para quemarlo en mi honor,
9
deberá ofrecérmelo a la entrada del santuario.
Si no lo hace, será expulsado del país.
10
»Si un israelita, o algún extranjero que viva en el país, come carne con sangre, yo me pondré en su contra, y lo expulsaré del país.
11
La sangre es la que da vida al cuerpo.
Yo mismo les he dado la sangre de los animales para que me la presenten ante el altar, y gracias a la vida que hay en ella, ustedes obtengan mi perdón.
12
Por lo tanto, la carne que coman los israelitas o los extranjeros que vivan en el país, no deberá tener ni una gota de sangre.
13
»Si algún israelita o extranjero que viva en el país, llega a cazar un pájaro o un animal de los que está permitido comer, deberá dejar que se escurra la sangre y cubrirla con tierra.
14
Recuerden que la sangre es la que da vida a todo animal.
Por eso no les permito comer carne con sangre, y quien lo haga, será expulsado del país.
15
»Cuando algún israelita o un extranjero encuentre un animal ya muerto y coma de él, quedará impuro hasta el anochecer, y deberá lavar su ropa y bañarse.
16
Si no cumple mis órdenes, será castigado por su desobediencia».