Jesús envía a setenta y dos discípulos

1
Después, Jesús eligió a setenta y dos discípulos, y los envió en grupos de dos en dos a los pueblos y lugares por donde él iba a pasar.
2
Jesús les dijo:
«Son muchos los que necesitan entrar en el reino de Dios, pero son muy pocos los que hay para anunciar las buenas noticias.
Por eso, pídanle a Dios que envíe más seguidores míos, para que compartan las buenas noticias con toda esa gente.
3
Y ahora, vayan;
pero tengan cuidado, porque yo los envío como quien manda corderos a una cueva de lobos.
4
»No lleven dinero, ni mochila ni zapatos, ni se detengan a saludar a nadie por el camino.
5
Cuando lleguen a alguna casa, saluden a todos los que vivan allí, deseándoles que les vaya bien.
6
Si la gente merece el bien, el deseo de ustedes se cumplirá;
pero si no lo merece, no se cumplirá su deseo.
7
No anden de casa en casa.
Quédense con una sola familia, y coman y beban lo que allí les den, porque el trabajador merece que le paguen.
8
»Si entran en un pueblo y los reciben bien, coman lo que les sirvan,
9
sanen a los enfermos, y díganles que el reino de Dios ya está cerca.
10
Pero si entran en un pueblo y no los reciben bien, salgan a la calle y grítenles:
11
“No tenemos nada que ver con ustedes.
Por eso, hasta el polvo de su pueblo lo sacudimos de nuestros pies.
Pero sepan esto: ya está cerca el reino de Dios”.
12
Les aseguro que, en el día del juicio, Dios castigará más duramente a la gente de ese pueblo que a la de Sodoma


La gente que no cree

13
Jesús también dijo:
«Habitantes del pueblo de Corazín, ¡qué mal les va a ir a ustedes! ¡Y también les va a ir mal a ustedes, los que viven en el pueblo de Betsaida! Si los milagros que hice entre ustedes los hubiera hecho entre los que viven en las ciudades de Tiro y de Sidón, hace tiempo que ellos habrían cambiado su modo de vivir.
Se habrían vestido de ropas ásperas y se habrían echado ceniza en la cabeza para mostrar su arrepentimiento.
14
Les aseguro que, en el día del juicio final, ustedes van a recibir un castigo mayor que el de ellos.
15
»Habitantes del pueblo de Cafarnaúm, ¿creen que van a ser bien recibidos en el cielo? No, sino que van a ser enviados a lo más profundo del infierno
16
Luego Jesús les dijo a sus discípulos: «Cualquiera que los escuche a ustedes, me escucha a mí.
Cualquiera que los rechace, a mí me rechaza;
y la persona que me rechaza, rechaza también a Dios, que fue quien me envió


Los setenta y dos discípulos regresan

17
Los setenta y dos discípulos que Jesús había enviado regresaron muy contentos, y le dijeron:
—¡Señor, hasta los demonios nos obedecen cuando los reprendemos en tu nombre!
18
Jesús les dijo:
—Yo vi que Satanás caía del cielo como un rayo.
19
Yo les he dado poder para que ni las serpientes ni los escorpiones les hagan daño, y para que derroten a Satanás, su enemigo.
20
Sin embargo, no se alegren de que los malos espíritus los obedezcan.
Alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el libro del cielo.


Jesús alaba a Dios

21
En ese mismo momento, el Espíritu Santo hizo que Jesús sintiera mucha alegría.
Entonces Jesús dijo:
«Padre mío, que gobiernas el cielo y la tierra, te alabo porque has mostrado estas cosas a los niños y a los que son como ellos.
En cambio, no se las mostraste a los que conocen mucho y son sabios, porque así lo has querido, Padre mío
22
Luego Jesús le dijo a la gente que estaba con él: «Mi Padre me ha entregado todo, y nadie me conoce mejor que él.
Y yo, que soy su Hijo, conozco mejor que nadie a Dios, mi Padre, y elijo a las personas que lo conocerán como yo.»
23
Cuando Jesús se quedó a solas con sus discípulos, les dijo: «Dichosos ustedes, que pueden ver todo lo que sucede ahora.
24
A muchos profetas y reyes les habría gustado ver y oír lo que ustedes ven y oyen ahora, pero no pudieron


Un extranjero compasivo

25
Un maestro de la Ley se acercó para ver si Jesús podía responder a una pregunta difícil, y le dijo:
Maestro, ¿qué debo hacer para tener la vida eterna?
26
Jesús le respondió:
—¿Sabes lo que dicen los libros de la Ley?
27
El maestro de la Ley respondió:
—“Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que vales y con todo lo que eres, y cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.”
28
—¡Muy bien! —respondió Jesús—.
Haz todo eso y tendrás la vida eterna.
29
Pero el maestro de la Ley no quedó satisfecho con la respuesta de Jesús, así que insistió:
—¿Y quién es mi prójimo?
30
Entonces Jesús le puso este ejemplo:
«Un día, un hombre iba de Jerusalén a Jericó.
En el camino lo asaltaron unos ladrones y, después de golpearlo, le robaron todo lo que llevaba y lo dejaron medio muerto.
31
»Por casualidad, por el mismo camino pasaba un sacerdote judío.
Al ver a aquel hombre, el sacerdote se hizo a un lado y siguió su camino.
32
Luego pasó por ese lugar otro judío, que ayudaba en el culto del templo;
cuando este otro vio al hombre, se hizo a un lado y siguió su camino.
33
»Pero también pasó por allí un extranjero, de la región de Samaria, y al ver a aquel hombre tirado en el suelo, le tuvo compasión.
34
Se acercó, sanó sus heridas con vino y aceite, y le puso vendas.
Lo subió sobre su burro, lo llevó a un pequeño hotel y allí lo cuidó.
35
»Al día siguiente, el extranjero le dio dinero al encargado de la posada y le dijo: “Cuídeme bien a este hombre.
Si el dinero que le dejo no alcanza para todos los gastos, a mi regreso yo le pagaré lo que falte.”»
36
Jesús terminó el relato y le dijo al maestro de la Ley:
—A ver, dime.
De los tres hombres que pasaron por el camino, ¿cuál fue el prójimo del que fue maltratado por los ladrones?
37
—El que se preocupó por él y lo cuidócontestó el maestro de la Ley.
Jesús entonces le dijo:
Anda y haz tú lo mismo.


Marta y María

38
En su viaje hacia Jerusalén, Jesús y sus discípulos pasaron por un pueblo.
Allí, una mujer llamada Marta recibió a Jesús en su casa.
39
En la casa también estaba María, que era hermana de Marta.
María se sentó junto a Jesús para escuchar atentamente lo que él decía.
40
Marta, en cambio, estaba ocupada en preparar la comida y en los quehaceres de la casa.
Por eso, se acercó a Jesús y le dijo:
Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola, haciendo todo el trabajo de la casa? Dile que me ayude.
41-42
Pero Jesús le contestó:
Marta, Marta, ¿por qué te preocupas por tantas cosas? Hay algo más importante.
María lo ha elegido, y nadie se lo va a quitar.