El empleado astuto

1
Jesús también les dijo a sus discípulos:
«Había una vez un hombre muy rico, que tenía un empleado encargado de cuidar todas sus riquezas;
pero llegó a saber que ese empleado malgastaba su dinero.
2
Entonces lo llamó y le dijo: “¿Qué es todo esto que me han dicho de ti? Preséntame un informe de todo mi dinero y posesiones, porque ya no vas a trabajar más para mí.”
3
»El empleado pensó: “Ahora que mi patrón me despide del trabajo, ¿qué voy a hacer? No soy fuerte para hacer zanjas, y me da vergüenza pedir limosna.
4
¡Ya sé lo que haré, para que algunos me reciban en sus casas cuando me despidan!”
5
»El empleado llamó a cada uno de los que le debían algo a su patrón, y al primero le preguntó: “¿Cuánto le debes a mi patrón?”
6
Aquel hombre contestó: “Le debo cien barriles de aceite de oliva.” El empleado le dijo: “Aquí está tu cuenta.
Rápido, siéntate y, en lugar de cien barriles, anota cincuenta.”
7
Luego le preguntó a otro: “Y tú, ¿cuánto le debes a mi patrón?” Ese hombre respondió: “Diez mil kilos de trigo.” El empleado le dijo: “Toma tu cuenta y anota ocho mil kilos.”
8
»Al saber esto, el patrón felicitó al empleado deshonesto por ser tan astuto.
Y es que, para atender sus propios negocios, la gente de este mundo es más astuta que los hijos de Dios.
9
»Por eso a ustedes, que son mis discípulos, yo les aconsejo que usen el dinero obtenido en forma deshonesta para ganar amigos.
Así, cuando se les acabe ese dinero, Dios los recibirá en el cielo.
10
»Al que cuida bien lo que vale poco, también se le puede confiar lo que vale mucho.
Y el que es deshonesto con lo de poco valor, también lo será con lo de mucho valor.
11
Si a ustedes no se les puede confiar algo que vale tan poco, como el dinero ganado deshonestamente, ¿quién les confiará lo que sí es valioso?
12
Y si no se les puede confiar lo que es de otra persona, ¿quién les dará lo que será de ustedes?
13
»Nadie puede ser esclavo de dos amos, porque preferirá a uno más que a otro.
Y si obedece a uno, desobedecerá al otro.
No se puede servir al mismo tiempo a Dios y al dinero


Otras enseñanzas de Jesús

14
A los fariseos les gustaba mucho el dinero.
Por eso, cuando escucharon todo lo que Jesús decía, se burlaron de él.
15
Entonces Jesús les dijo:
«Ustedes tratan de aparecer delante de los demás como personas muy honestas, pero Dios los conoce muy bien.
Lo que la mayoría de la gente considera de mucho valor, para Dios no vale nada.
16
»Hasta la época de Juan el Bautista, la gente ha tenido que obedecer la Ley y la enseñanza de los Profetas.
Desde entonces, se anuncian las buenas noticias del reino de Dios, y todos luchan por entrar en él.
17
»Sin embargo, es más fácil que desaparezcan el cielo y la tierra, a que deje de cumplirse el detalle más insignificante de la Ley.
18
»Si un hombre se divorcia de su esposa y se casa con otra mujer, comete pecado, porque es infiel en el matrimonio.
Si un hombre se casa con una mujer divorciada, también comete pecado


Lázaro y el hombre rico

Jesús también dijo:
19
«Había una vez un hombre muy rico, que vestía ropas muy lujosas.
Hacía fiestas todos los días, y servía las comidas más caras.
20
En cambio, junto a la entrada de su casa había un hombre pobre, llamado Lázaro, que tenía la piel llena de llagas.
Unas personas lo sentaban siempre allí,
21
y los perros venían a lamerle las llagas.
Este pobre hombre tenía tanta hambre que deseaba comer, por lo menos, las sobras que caían de la mesa del hombre rico.
22
»Un día, el hombre pobre murió y los ángeles lo pusieron en el sitio de honor, junto a su antepasado Abraham.
Después murió también el hombre rico, y lo enterraron.
23
Cuando ya estaba en el infierno, donde sufría muchísimo, el que había sido rico vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro sentado junto a él.
24
»Entonces llamó a Abraham y le dijo: “¡Abraham, antepasado mío, compadécete de mí! Ordénale a Lázaro que moje la punta de su dedo en agua, y me refresque la lengua.
Sufro muchísimo con este fuego.”
25
Pero Abraham le respondió: “Tú eres mi descendiente, pero recuerda que, cuando ustedes vivían, a ti te iba muy bien y a Lázaro le iba muy mal.
Ahora, él es feliz aquí, mientras que a ti te toca sufrir.
26
Además, a ustedes y a nosotros nos separa un gran abismo, y nadie puede pasar de un lado a otro.”
27
El hombre rico dijo: “Abraham, te ruego entonces que mandes a Lázaro a la casa de mi familia.
28
Que avise a mis cinco hermanos que, si no dejan de hacer lo malo, vendrán a este horrible lugar.”
29
Pero Abraham le contestó: “Tus hermanos tienen la Biblia.
¿Por qué no la leen? ¿Por qué no la obedecen?”
30
El hombre rico respondió: “Abraham, querido antepasado, ¡eso no basta! Pero si alguno de los muertos va y habla con ellos, te aseguro que se volverán a Dios.”
31
Abraham le dijo: “Si no hacen caso de lo que dice la Biblia, tampoco le harán caso a un muerto que vuelva a vivir.”»