Zaqueo

1
Jesús entró en Jericó.
2
Allí vivía Zaqueo, un hombre muy rico que era jefe de los cobradores de impuestos.
3
Zaqueo salió a la calle para conocer a Jesús, pero no podía verlo, pues era muy bajito y había mucha gente delante de él.
4
Entonces corrió a un lugar por donde Jesús tenía que pasar y, para poder verlo, se subió a un árbol de higos.
5
Cuando Jesús pasó por allí, miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, bájate ahora mismo, porque quiero hospedarme en tu casa
6
Zaqueo bajó enseguida, y con mucha alegría recibió en su casa a Jesús.
7
Cuando la gente vio lo que había pasado, empezó a criticar a Jesús y a decir: «¿Cómo se le ocurre ir a la casa de ese hombre tan malo
8
Después de la comida, Zaqueo se levantó y le dijo a Jesús:
Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo.
Y si he robado algo, devolveré cuatro veces esa cantidad.
9
Jesús le respondió:
Desde hoy, tú y tu familia son salvos, pues eres un verdadero descendiente de Abraham.
10
Yo, el Hijo del hombre, he venido para buscar y salvar a los que viven alejados de Dios.


Los diez empleados

11
Jesús estaba muy cerca de la ciudad de Jerusalén, y la gente que lo escuchaba creía que el reino de Dios comenzaría de inmediato.
12
Entonces Jesús les puso este ejemplo:
«Un príncipe fue nombrado rey de su país, y tuvo que hacer un largo viaje para que el emperador lo coronara.
Después de la coronación, volvería a su país.
13
Por eso llamó a diez de sus empleados.
A cada uno le dio cierta cantidad de dinero, y le dijo: “Haz negocios con este dinero, hasta que yo vuelva.”
14
»Pero la gente de aquel país no quería a este príncipe, así que envió a un grupo de personas con este mensaje para el emperador: “No queremos que este hombre sea nuestro rey.”
15
»Sin embargo, el príncipe fue coronado rey y, cuando regresó a su país, mandó llamar a los diez empleados encargados del dinero, para ver cómo les había ido.
16
»Llegó el primero de ellos, y dijo: “Señor, hice negocios con el dinero, y gané diez veces más de lo que usted me dio.”
17
El rey le dijo: “¡Excelente!, eres un empleado bueno.
Ya que cuidaste muy bien lo poco que te di, te nombro gobernador de diez ciudades.”
18
»Llegó el segundo empleado y dijo: “Señor, hice negocios con el dinero, y gané cinco veces más de lo que usted me dio.”
19
El rey le dijo: “Tú serás gobernador de cinco ciudades.”
20-21
»Después llegó otro empleado y dijo: “Señor, yo sé que usted es un hombre muy exigente, que pide hasta lo imposible.
Por eso me dio miedo, así que envolví el dinero en un pañuelo y lo guardé.
Aquí se lo devuelvo todo.”
22
El rey le respondió: “Eres un empleado malo.
mismo te has condenado con tus propias palabras.
Si sabías que soy muy exigente, y que pido hasta lo imposible,
23
¿por qué no llevaste el dinero al banco? Así, cuando yo volviera, recibiría el dinero que te di, más los intereses.”
24
»El rey les ordenó a unos empleados que estaban allí: “Quítenle a éste el dinero, y dénselo al que ganó diez veces más de lo que recibió.”
25
Pero ellos le contestaron: “Señor, ¿por qué a él, si ya tiene diez veces más?”
26
»El rey les respondió: “Les aseguro que, al que tiene mucho, se le dará más;
pero al que no tiene, hasta lo poquito que tiene se le quitará.
27
En cuanto a mis enemigos, tráiganlos y mátenlos delante de mí, porque ellos no querían que yo fuera su rey.”»


Jesús entra en Jerusalén

28
Jesús terminó de hablar y siguió su camino hacia Jerusalén.
29
Cuando llegó cerca de los pueblos de Betfagé y Betania, se detuvo junto al Monte de los Olivos.
Allí les dijo a dos de sus discípulos:
30
«Vayan al pueblo que está allá.
Tan pronto entren, van a encontrar un burro atado.
Nadie ha montado antes ese burro.
Desátenlo y tráiganlo.
31
Si alguien les pregunta por qué lo desatan, respondan: “El Señor lo necesita.”»
32
Los dos discípulos fueron al pueblo y encontraron el burro, tal como Jesús les había dicho.
33
Cuando estaban desatándolo, los dueños preguntaron:
—¿Por qué desatan el burro?
34
Ellos contestaron:
—El Señor lo necesita.
35
Luego se llevaron el burro, pusieron sus mantos sobre él, y ayudaron a Jesús para que se montara.
36
Jesús se dirigió a Jerusalén, y muchas personas empezaron a extender sus mantos en el camino por donde él iba a pasar.
37
Cuando llegaron cerca del Monte de los Olivos y empezaron a bajar a Jerusalén, todos los seguidores de Jesús se alegraron mucho.
Todos gritaban y alababan a Dios por los milagros que Jesús había hecho, y que ellos habían visto.
38
Decían:
«¡Bendito el rey
que viene en el nombre de Dios!
¡Que haya paz en el cielo!
¡Que todos reconozcan
el poder de Dios
39
Entre la gente había también unos fariseos, y le dijeron a Jesús:
—¡Maestro, reprende a tus discípulos!
40
Jesús les contestó:
—Les aseguro que si ellos se callan, las piedras gritarán.
41
Cuando Jesús estuvo cerca de Jerusalén y vio la ciudad, lloró
42
y dijo:
«¡Habitantes de Jerusalén! ¡Cómo me gustaría que hoy ustedes pudieran entender lo que significa vivir en paz! Pero no, ustedes son incapaces de comprenderlo.
43
Llegará el momento en que sus enemigos vendrán, y harán rampas alrededor de la ciudad para atacarla por todos lados.
44
La destruirán por completo, y no dejarán en pie una sola pared.
Todos ustedes morirán, y sufrirán todo esto, porque no quisieron reconocer que Dios me envió a salvarlos


Jesús y los comerciantes del templo

45
Cuando Jesús entró en la ciudad de Jerusalén, fue al templo y comenzó a sacar a todos los vendedores que allí estaban,
46
y les dijo: «Dios dice en la Biblia: “Mi casa será una casa de oración”;
¡pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones
47
Jesús iba al templo todos los días para enseñar.
Los sacerdotes principales, los maestros de la Ley y los líderes del pueblo planeaban cómo matarlo;
48
pero no podían hacer nada contra él, pues la gente quería escuchar sus enseñanzas.